Os debía una explicación

Más de tres meses han pasado desde la última vez que me asomé por aquí. Demasiado. “Hace mucho que no publicas en el blog” “¿Por qué no escribes?” “¿Cuándo vuelves?” Son algunas de las preguntas sin respuesta que me han hecho durante estas últimas semanas de retiro casi absoluto. Mentiría si dijese que yo tampoco me las he hecho en algún momento, puede que casi a diario. Pero es que ni yo sabía por dónde empezar, ni mi propia cabeza era capaz de ordenar tanta hormona descontrolada, lágrima caprichosa y sentimiento a flor de piel.

Lo mejor es empezar desde el principio, así me entenderéis mejor…

9341225b53729b7e3331310ab504bd31

Seguir leyendo

Y llegaste tú para cambiarlo todo

Llegaste a mi vida por casualidad, como llegan y pasan las cosas importantes de verdad, cuando nada me esperaba, cuando nadie me aguardaba. Llegaste cuando pensaba que nadie más lo haría, cuando trataba de convencerme que nada era para siempre mientras hacía brindis al sol por esos amores que se quedaron en el camino, esos que no pudieron ser. ¿Sabes? El otro día escuché que somos fruto de las casualidades y, lo cierto, es que en buena parte no puedo estar más de acuerdo con tal afirmación. Soy y seré una firme defensora de ese todo que siempre pasa por un algo.

5b3b79211bb35430c7119b18f24a9796

Seguir leyendo

Es temporada de invitadas

Con la temporada de bodas en plena ebullición, llega ese temido momento en el que los novios se ven obligados a marcarse el último sprint, lo que supone una verdadera carrera a contrarreloj – no siempre libre de algún obstáculo en forma de imprevisto – en la que cuadrar todos los elementos que llevan diseñando durante meses para, finalmente, llegar victoriosos al gran día. Son semanas de mucho estrés y nervios, no seré yo quien lo niegue, en los que el todo o nada puede jugarles malas pasadas pero que, de la misma manera, supone la fase final de un emocionante viaje que empieza a llegar a destino.

Pero si hay algo que da el pistoletazo oficial a la estación de las bodas por excelencia – al margen de los novios claro está – es el inicio de la búsqueda del estilismo para ser – o al menos intentarlo – una invitada perfecta.

34645940_1802073919856464_6410485546820304896_n

Colour Nude

Seguir leyendo