New York, I love You

Cuando empecé con esto del blog, uno de mis principales propósitos era mostrar mi particular visión de aquello que me hace feliz y me gusta. Desde pequeños detalles como un café con amigos en ese sitio especial (que ya os recomendaré) hasta grandes viajes que, de alguna manera, marcan -o marcarán- mi vida. Y aquí me paro, para describir las sensaciones tan increíbles que viví en mi viaje a Nueva York, hace unos meses.

Lo sé… muchos pensareis: “otra pesada hablando de Nueva York”. Y es que, lo que ocurre con esta ciudad no es normal: es como si todo el mundo hubiera estado allí.  Si bien no ha sido físicamente, conoce a alguien que le ha hablado de ella, le ha recomendado tal o cual restaurante, la visita a  esa tienda que “no te puedes perder” o ha soportado el reportaje fotográfico (tan temido, por cierto) cuando los amigos vuelven de sus vacaciones.

No pretendo aburrir con una completa lista a modo de guía turística del tipo: “Cosas que ver/hacer en Nueva York”. No. Nada más lejos de la realidad. Eso no es original. Ni bonito. Ni me apetece. Lo que quiero es mostrar mi experiencia desde lo más íntimo,  los sentimientos surgidos durante mi estancia en la “ciudad que nunca duerme”, esos momentos en los que el tiempo se detuvo, ese instante que quedará grabado en mi cabecita para siempre.

DSC_0591

Fue un viaje familiar con lo que las perspectivas de pasarlo bien eran altas. Vivir un viaje así, rodeada de todos los tuyos, se presenta muy (MUY) interesante y divertido. Meses de preparativos, planes, visitas y un largo etc, siempre aderezado con risas e imaginaciones que, de alguna manera u otra, se hicieron realidad en la Gran Manzana.

Por fin llegó el gran día y todos nos reunimos en el aeropuerto dispuestos a vivir el viaje de nuestras vidas. Aquí me paro de nuevo. Ya he comentado en líneas anteriores que todo menos ser pesada. Insisto, no quiero aburrir. Por eso nos saltamos todo el turisteo típico de este tipo de escapadas para ir directamente a lo importante. A lo que quiero contar. Mis sensaciones. Mis emociones. Esa imagen que jamás se borrará de mi mente. Ahí va…

Tomé el mejor café moka que jamás he probado en una preciosa y típica cafetería neoyorquina a la que, en muchas ocasiones, he vuelto a través de mi imaginación. Sentada en su minúscula terraza con el sol de invierno dándome en la cara. Lástima no haber hecho más fotos de ese lugar. Me gustaría volver, pero esta vez de manera real. Lo haré…algún día.

DSC_0172 DSC_0169DSC_0171 DSC_0170

Sentir que estás realmente en Nueva York cuando pisas Times Square por primera vez, es una sensación indescriptible. Mi sentimiento era como si estuviera en el centro del mundo, literalmente. También quiero volver a tener esa sensación.

DSC_0392

Podría recomendar algún restaurante “cool” de la ciudad, sería lo más normal, pero he de ser sincera y me quedo con las hamburguesas de Shake Shack. Las mejores del mundo, acompañadas de unas patatas con queso que solo recordarlo se me hace la boca agua.

la foto 3  la foto 1

Sentir que el mundo se paraba durante esos días, solo estábamos allí, mi familia y yo. No importaba nada más. Todo estaba bien.

577379_10200749791445739_176692965_n

625530_10200749778245409_1677020367_n

DSC_0202

Escuchar la voz atemporal y única de Frank Sinatra con su “New York, New York” mientas vas en coche cruzando el puente de Manhattan (no era el de Brooklyn, entonces hubiera sido demasiado perfecto y tampoco es cuestión de inventarme la historia) . Sin palabras.  Emocionante se queda corto.

Y ahora sí, si tuviera que quedarme con un momento, un solo momento de ese gran viaje, me quedaría con el instante de estar patinando sobre hielo en la pista de Central Park con el tema Use Somebody de Kings of Leon de fondo. Tiemblo con solo recordarlo.  Ahí estaba yo, en medio de ese universo de rascacielos, disfrutando como una niña y sintiéndome la persona más afortunada del mundo. Un sueño. Algo único. Pura magia.

28476a9597c8725087bd7b00525ad36c

Poco más que decir…New York, I love You.

Imágenes: La chica del Quinto y Pinterest.

5 comentarios en “New York, I love You

  1. Effe dijo:

    Fui a Nueva York hace varios años y las sensaciones que tuve son parecidas a las que describes. Haber “estado” miles de veces con el cine y la televisión no hace la experiencia menos fascinante, al revés, convierte un montón de lugares comunes en lugares propios, al menos por unos días. ¡Buen post!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s