¿Por qué me gusta la Navidad?

Me pongo a escribir del tema por excelencia en estos días: la Navidad. Parece fácil, pero en realidad no sé ni  por dónde empezar. A ver, piensa, qué escribo…¿hago una lista con mis deseos para el próximo año? ¿un balance de cómo ha ido este? ¿propongo una serie de planes para llevar a cabo durante las Fiestas? Si digo la verdad, todo esto no me parece demasiado interesante. Porque, así, resumiendo un poco:

1. ¿Mis deseos para el próximo año? ¿y qué digo? Son tantos y tan pocos a la vez, que me limitaré a pensar, creer y afirmar que el 2014 será bueno, muy bueno y traerá cambios buenos a mi vida y a los que me rodean.

2. ¿Cómo ha ido el 2013? El año, en general ha ido bien, no me puedo quejar. Con sus momentos buenos y algunos no tanto, pero como todo en la vida. Algo normal, y es que en esa normalidad encuentro muchas veces la felicidad. Entonces, quedamos en que este año no ha estado mal. Bien. Seguimos.

3. ¿Planes? Pues los de siempre, estar con la familia, quedar con los amigos, compras navideñas, visitar algún mercadillo (o pop ups, que es mucho más moderno), ver una película de dibujos animados después de la comida del día 25 (sé que alguien se estará riendo ahora)… Lo típico.

Ya está. Lo ven, no era nada interesante. Ya lo decía yo. Entonces, si los planes son los de siempre, el balance -afortunadamente- es el de siempre y mis deseos son los de siempre, ¿por qué me gusta la Navidad?    large

Pues por muchas razones, la mayoría de ellas de lo más simple, pero es lo que hay, es Navidad. Me gusta mucho y la disfruto todo lo que puedo. En este sentido soy como una niña. Sin la inocencia propia de esa edad, pero con la misma ilusión por los pequeños/grandes momentos que se viven en estas fechas. Me encanta ver los escaparates de las tiendas engalanados y el movimiento que se respira estos días por las calles de cualquier rincón del mundo. Me encanta la ilusión de la gente por poner sus casas bonitas, la mesa perfecta para la cena perfecta, al árbol que no le falte ni un detalle y un lugar especial reservado para el Belén. Toda una tradición. Me encanta porque son días llenos de planes, de cosas por hacer y de sitios a los que ir. Me encanta el hecho de que durante estos días, la gente despierta su lado más solidario (es verdad que esto debería ocurrir durante todo el año) y pensamos mucho más en los demás que cualquier otro día. Me encanta porque reímos, lloramos y compartimos más de la cuenta. También me gusta porque es momento de hacer “borrón y cuenta nueva”, de empezar de cero, como un libro con las hojas en blanco que iremos rellenando con nuevas vivencias, equivocaciones, éxitos, momentos inolvidables y alguno que otro que será preferible mantenerlo para que nos sirva de lección. Todo esto es la Navidad.

8981afe796340aec1f25e7d4ff683da4

 Luego está el tema de los regalos, y qué queréis que os diga…a mi me gusta. Y por mucho que nos empeñemos en lo contrario, la palabra Navidad va irremediablemente unida a la palabra regalo. Y a todos nos gusta y a todos nos hace ilusión. Pero también es cierto que desde hace algún tiempo (con eso de que nos hacemos mayores) vengo experimentando un cambio en esto del arte del regalar y ser regalado. El cambio consiste en que en estas fechas apuesto por la calidad ante la cantidad. Es verdad que cuando eres pequeño tu felicidad el día de Reyes es directamente proporcional al número de regalos que encuentras al despertarte, pero amigos…esto con los años cambia. Os lo digo yo. Prefiero un regalo para siempre, especial y único a una cantidad de pequeños detalles que el día siguiente no sabré qué hacer con ellos.  El regalo de esa persona que te conoce, que lo ha comprado con ilusión y pensando en ti, dedicado a ti, ese regalo que te cambia la cara con solo abrirlo por sencillo que sea y que será un tesoro para toda la vida…ESE.

904673624cbdb3ed40fb6c565d50d477

Porque al final, llego a la conclusión de que la Navidad me gusta por sus cosas sencillas, cotidianas. Huyo de las grandes fiestas, de los vestidos largos, del cotillón, de las lentejuelas y, a poder ser, de los tacones. Me quedo con un chocolate con churros, con las risas, con la preparación de la cena (con ayudar a los/las que realmente saben me doy por satisfecha), con el desayuno del día 25, con la llamada de teléfono de esa amiga que no está contigo en ese momento, con decir ¡Feliz Navidad! a diestro y siniestro, con los Christmas, con el recuerdo  de esa persona que no está pero que siempre estará en mi corazón, con saber que tienes una familia genial a tu alrededor y poder disfrutar de ella, con esas mini vacaciones, etc.

Porque creo que es de lo que se trata: de disfrutar de los pequeños placeres que te ofrece la vida, de la sencillez que esconde, en muchas ocasiones, la felicidad.

  8ce64f11d69362675311812ba1e65f3d 500d449d25fe63a34178b2f1bbce0f17 91ba75489f43eb7fb5e70425a50649d47d4e5abe378133e78c2c60237bbd92ef Snohomish Modern Photographer f1c8639dc63f963e5d3791e3d67e245d

Y poco más que decir sobre la Navidad, no sé si ha quedado claro o lo he liado todo un poco más, pero el caso era que quería compartirlo con todos vosotros, con los que os habéis pasado un ratito por este pequeño espacio que es La chica del Quinto y desearos, de todo corazón, que paséis una FELIZ NAVIDAD.

Y ahora, a disfrutar, a bailar, a comer y a beber (con moderación, jejeje) y, sobre todo, a ser felices porque: ¡el 2014 es nuestro!

fbfde29ae2beda52cccfc8b0c0f1e8d7

2 comentarios en “¿Por qué me gusta la Navidad?

  1. Mayte dijo:

    No me gusta la navidad, nunca me ha gustado , no es porque falte alguien, sino que me fastidia que todo el mundo tenga hacer lo mismo, tanto si te apetece como sino. Y si fuera una sola noche, vale, se pasaría más o menos, pero es que es la Noche de nochebuena, la comida de Navidad, la siguiente semana la cena de Fin de año, la comida de el 1 de enero, los Reyes Magos el día 6, y todo esto lleno de gastos y regalos y demás fanfarrias, es un hartazgo que no puedo aguantar y si tuviera dinero me iría a algún sitio lejano que no hubiera semejante follón, pero es que todo los años lo mismo llegan estas fechas, y ya estoy de mal humor, y entro en el año nuevo ya con mala milk. Para mí cualquier día que sin pensarlo nos vamos a comer por ahí a cenar o lo que sea improvisado, y lo disfruto de corazón. M

    Me gusta

    • lachicadelquinto dijo:

      Entiendo que, si no te gusta la Navidad, sea un auténtico suplicio pasar esos días en medio de tanto ambiente festivo. A mi todo lo que sea celebrar, juntarse con la gente que quieres y te quiere, hacer cosas especiales y diferentes me gusta. Se puede llamar Navidad, cumpleaños, fiestas improvisadas, pero todo lo que sea celebrar me entusiasma.
      Siento no compartir contigo la misma opinión en cuanto a la Navidad pero te agradezco enormemente tu comentario.
      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s