Y de repente, va la vida y nos sorprende

Y de repente la lluvia. Y de repente, ya no está tan mal, y hasta nos gusta. Y de repente, en un instante, todo cambia y como si de gotas de agua se tratara nos vamos adaptando a las exigencias que nos plantea la vida. Sus cambios, sus caprichosos cambios, que hacen que no puedas, ni debas, tener nada previsto. El hoy. El ahora. Esa es la única verdad. La única realidad. Nada de futuro, como mucho mañana, porque de repente empieza a llover. Y todo cambia. Y vuelta a empezar.

foto 3

 Nos empeñamos en tener siempre todo planeado, todo bajo control, sin ninguna puerta abierta a la sorpresa. Y eso no esta bien. Nada bien. Por norma general las cosas no suelen suceder como uno quisiera en el momento deseado y de la forma ideada. Suelen ser así, de repente. Sin paños calientes. Lo tomas o lo dejas.

Con esto de los propósitos del nuevo año, decidí que lo mejor es no pensar demasiado, dejar que la vida me sorprenda (a veces para bien, a veces para menos bien). Y esto, queridos, es bastante complicado para una Chica del Quinto que va pegada a su Moleskine donde quiera que vaya y que quiere, o más bien pretende, tenerlo todo controlado. ¡Oh no! Eso no es bien. De agobios innecesarios están las noches llenas.

 Las obsesiones no son buenas, ni intentar tener un plan para todo. El destino es caprichoso y a veces no piensa igual que nosotros. Por eso, vivamos el momento, el aquí y el ahora. Mañana todo se andará. Porque puede que sí, pero también puede que no. Y tiene que entrar todo en nuestros planes, para que, como esas gotas de agua, nos acoplemos a lo que dicta el instante.

foto 2

El hoy, sin pretensiones ni demasiadas preocupaciones. Las justas. Las que nos vienen de serie. Porque, afortunadamente, no era para tanto. Porque las prisas nunca fueron buenas. Porque todo pasa y todo llega. Y la mayoría de las veces la vida siempre nos guarda un regalo. Y si no nos lo da ahora es porque todavía no está bien empaquetado, porque falta algo. Porque falta, por ejemplo, ponerle el lazo. Sin lazo no es igual. Pero para eso toca esperar un poco. Y una vez preparado, aparece. Ahí está. Así es más bonito.

Y es posible, muy posible, que después de todas estas palabras finalmente no haya dicho nada. Son palabras, sin más. Aunque también es posible que todo esto sea más un ejercicio de autoconciencia que otra cosa. Una forma de plantearme el presente de una manera especial, para que así, el futuro sea una sorpresa aún mucho más bonita. Disfrutar de los preparativos es la única forma que hay para que el día de la fiesta sea todo perfecto, esté todo bien.

foto 3

 Porque la vida va en serio y es mejor ocuparnos que preocuparnos. Ocuparnos del momento y, como dicen por ahí, mañana Dios dirá.

“Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora.”  John Lennon

16 comentarios en “Y de repente, va la vida y nos sorprende

  1. Sara dijo:

    He encontrado el blog por casualidad y me encanta. Me gustaría saber de que libro es este fragmento porque me parece precioso.
    Un saludo y gracias 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s