Little things

El otro día, mientras conducía, una noticia llamó mi atención, hablaban de un padre que durante años ha estado sorprendiendo diariamente a sus hijos dibujando algo especial en la bolsita de su almuerzo. Casualidades de la vida, mis amigos virtuales – me he tomado esta licencia, pero es que así lo siento – de La Aguja en el Pajar dedicaron uno de sus geniales posts (ver aquí) a la figura de David Laferriere, el papá y artista en cuestión, con motivo de la exposición de algunas de sus ilustraciones . Si me permitís, me tomo una segunda licencia llegados a este punto para animaros a visitar su blog, sus recomendaciones son geniales y si lo vuestro es la gastronomía en estado puro, moriréis de amor. Yo solo aviso.

Seguimos. Todo esto me hizo a pensar en esos pequeños detalles que nos me hacen tan feliz. Como saben, me encuentro sumergida en un gran proyecto de vida, con lo que mi día a día es algo “movido” y es aquí cuando te das cuenta de la importancia de disfrutar de pequeños placeres u oportunidades que la vida te brinda. Cosas insignificantes que ahora añoras o ansías con más fuerza que nunca. Y que vives con más intensidad. Y que buscas con ganas. Y que disfrutas mucho más.

Esas pequeñas cosas como, por ejemplo, unas cervezas un martes por la noche en una terraza –  muerta de frío, todo hay que decirlo – con esos amigos que son ya parte de tu familia. Risas aseguradas, viajes mentales al infinito y más allá y, sobre todo,  felicidad, porque sí amigos, la felicidad era eso.

Esas pequeñas cosas como recibir un e-mail que te llena de energía para el resto del día. Personas, algunas conocidas otras no, que con sus palabras, apoyo, ayuda, planes, etc. hacen de un día cualquiera algo especial.

7e38971af7e7a6d9b504ade677e8d3a8

Esas pequeñas cosas como quedar con mi madre a la salida del trabajo para tomar algo o dar una vuelta. Con eso ya estoy feliz todo el día.

Esas pequeñas cosas como recibir un mensaje de esa antigua amiga de la universidad preguntándome cómo va todo.

Esas pequeñas cosas como una infusión, una manta, un libro y un pijama. Nada más. Eso ya es especial.

Esas pequeñas cosas como un paseo contigo de la mano. Da igual el lugar.

b0cdbf9652a093aee4289a87a2a932f4

Esas pequeñas cosas como el café de los domingos por la mañana. No hay prisa.

Esas pequeñas cosas como ver esto hace que el día, y la vida, merezca la pena.

216bf558a9fc44bbf452e0cb736f6fbc

Estas pequeñas cosas…

e473ddc8d272a05b0b85233ae6184ccc 1e35bd2480b7af3c4bacf44671314a4c54bf1de7372b1ea1778344d1ee830e7c75ba1b59de89e84014353e5a263cd5ee 493c5b265c0f011b8139c9084d7f6002 448596af1d708062059b8bb60e91e9c9 08dd5f9c73dfc62315921ef795022b29 foto 1 foto 2 2f53452172ff4875bce4617413f5b047  foto 4 a6dbf36790b772eba6d42e6548bdc403 708ac793595e403d645d46a08260e0ca

Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida no debería ser una opción. Todos estos detalles hacen que la vida tenga sentido, y vivirla mucho más. Sin buscarlos, sin pensarlos. Están ahí dispuestos a ser disfrutados. Solo nos falta disposición y entusiasmo ante ellos. Carpe diem, amigos. Que tengan un buen día… porque nos quedan muchos pequeñas cosas por vivir.

8 comentarios en “Little things

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s