Canciones, flores y otras cosas del día de mi boda

 Call it magic, Call it true
Call it magic
When I’m with you
And I just got broken
Broken into two
Still I call it magic
When I’m next to you

(“Magic”, Coldplay)

Intento exprimir al máximo ese día, EL DÍA por excelencia de nuestras vidas. Parece que si sigo escribiendo sobre el día de mi boda, se quedará para siempre. Y eso es lo que quiero, que ese día esté ahí, eternamente. Porque fuimos felices y eso es lo que cuenta.

Son demasiadas la emociones que siento al pensar -y escribir- sobre aquel sábado mágico. Supongo que para cada novia la suya es única (y así debe ser) y esa es la sensación que tengo de la mía. Aunque “la base” era una boda convencional y clásica, la verdad es que desde el principio tuvimos claro que queríamos darle nuestro toque personal. Nuestra música, nuestra manera de ser, pensar, sentir y vestir. Éramos nosotros y ese día no podía ser de otra manera. Y a quien no le guste que no mire, pero el caso es que gustó y mucho.

Siempre imaginamos una boda familiar, donde todos – o casi todos- se conocieran. Así sería mucho más fácil, desde el principio. Era una reunión de amigos y familiares, una fiesta, la fiesta más importante para dos personas, o seis, o diez, o muchos más. Es el único día donde reunir a todos tus seres queridos es posible, por eso vale la pena todo el esfuerzo. Por alzar la vista y reconocer las caras que han formado parte de tu vida, de alguna manera u otra, durante muchos años. Por ver su alegría. Sus abrazos sentidos. Sus palabras…Por verlos ahí, contigo.

7deda706d24bf41b6cfd89b58bd77736

También sabíamos que la música sería protagonista del gran día. Nuestra música. La entrada al salón donde tuvo lugar la cena fue apoteósica. Bajo la canción de “Bleeding out” de Imagine Dragons dimos rienda suelta a nuestra felicidad. Una felicidad compartida con todos los invitados a juzgar por sus caras de felicidad. Es posible que si tuviera que elegir un momento sería este. Lo repetiría una y otra vez. Yo sólo quería bailar.

Mientras sonaba “Wonderwall” de los míticos Oasis, yo le hacía entrega a mi hermana el ramo de novia. Es su canción favorita y ese ramo era para ella.

Para nuestro baile escogimos una balada de nuestro grupo favorito: “Here with me” de The Killers. Él y yo. Nuestro día. Nuestro momento. Nuestra canción. Dicen, los que nos vieron en ese momento, que fue algo mágico, yo simplemente me dejé llevar, nos dejamos llevar…

10672362_10204860866900056_3909207713787827095_n

En cuanto a mi vestido, ese secreto no desvelado hasta el día B, elegí el blanco, como novia que era. No quería rechazar ese privilegio y eso hice. Pero la historia del vestido es para otro capítulo…Usé complementos dorados elaborados para mi, que prometo guardar como el mayor de mis tesoros.

Mi marido usó un esmoquin negro. No podía estar más guapo, aunque es difícil ser objetiva en este punto. La verdad es que me pareció acertadísima su elección. Aunque a algunas/os no me entiendan, no me gusta el chaqué, me parece algo aburrido y no creo que sea la prenda más favorecedora para los hombres. Es mi opinión, nada más.

Más cosas…mi ramo, fue una elección espontánea de -casi- última hora: un ramillete de paniculata, sólo paniculata. Aunque desde el principio me decantaba por las peonías, a última hora me lo desaconsejaron por varios motivos, que al principio no quise entender y luego acepté. El más destacado era que no llegaría en buen estado ni al cóctel, por lo que había que renunciar a las peonías. He de reconocer que el cambio no pudo gustarme más. De hecho, la paniculata se ha convertido en mi flor favorita para toda la vida. Sueño con ramos y ramos de la dichosa florecita.

13b4e6264a910f1a60da6b41f0e4c0d6

Y poco más que contar, que bailé como si el mundo se fuera a acabar el día siguiente. Así, no es de extrañar que el vestido estuviera irreconocible cuando los primeros rayos de sol nos daban los buenos días. Qué reí con ganas. Que comí poco. Y que brindé mucho. Por ese día. Por nosotros. Por vosotros. Y por todos.

Y, finalmente, todo salió bien. Porque pusimos el alma en que así fuera. Y cuando las cosas salen del alma nada puede fallar. Y nada falló.

Un comentario en “Canciones, flores y otras cosas del día de mi boda

  1. La cesta de mi bici dijo:

    Precioso Bea!!! Me encanta como trasmites la emoción en cada frase, en cada palabra, y nos haces sentir participes de ese día. Me has hecho recordar muchos de los momentos que también viví en nuestro dia, y he visto, que tuvimos alguna coincidencia! Feliz martes! Un beso guapa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s