31.10.2014 viernes

Mientras medio mundo se echa a las calles con disfraces de todo tipo para celebrar la noche más terrorífica del año, yo me quedaré en casa, me pondré mi pijama más cómodo, encenderé una vela (de calabaza, eso sí) y cenaré tranquilamente decidiendo qué peli revisar. Probablemente toqué Heat, que empecé a ver hace algún tiempo, pero no terminé al quedarme dormida en la parte más interesante. No porque me aburriera, no, es que tengo una extraña facilidad para que el sueño se apodere de mi en el momento más inoportuno. No tengo remedio. También es posible que todo este plan se venga abajo con la simple llamada de algún amigo o amiga y las palabras mágicas ¿nos vemos? sean suficientes que el cambio de plan se haga realidad. Y adiós a la velita de calabaza, al pijama, a Heat y a todo. Y a echarnos a las calles, como ellos, pero nosotros sin disfraz.

4b1f5c27236041371f065ea1546de77b

Tengo que reconocer que en días como el de hoy (el otro es el de Acción de Gracias) me gustaría ser americana y empapelar la casa con todo tipo de artilugios de miedo mientras espero a que los niños de la urbanización acudan en busca de caramelos con esos cubitos tan monos que suelen llevar diciendo al unísono aquello de “truco o trato”. Yo les daría muchos caramelos, de todo tipo. Que se fueran contentos. Es posible que haya visto muchas pelis americanas…

También dedicaría un tiempo a tallar esas calabazas gigantes para poner velas dentro. Aunque existe otra opción mucho menos peligrosa de tener tu propia calabaza: tejerla tu mismo. Esta es la propuesta de la marca We Are Knitters para la noche de Halloween.

Ver una peli de miedo ayuda bastante a meternos en el ambiente. Pero claro, a mi las pelis de miedo me dan miedo. Mucho. Vamos, que no puedo verlas. Para los que sí puedan con ellas, varias salas (Yelmo Cines, por ejemplo) organizan para esta noche ciclos de películas de terror con la proyección de “Scream”, “Pesadilla en Elm Street” o “Ghostbusters”, entre otras.

La gastronomía no se queda atrás y también se rinde a la fiesta del terror y ya son muchos los restaurantes que ofrecen menús especiales para estos días. Es el caso de Ramses (Puerta de Alcalá) con sus croquetas de miedo, solomillo sangriento, brochetas escalofriantes y, de postre, bizcocho terrorífico y cócteles monstruosos. En el Real Café Bernabéu (Avenida Concha Espina, 1 Puerta 30 de Estadio Santiago Bernabéu) cualquiera que esta noche acuda disfrazado (esto es para valientes) será invitado a un real blood cocktail.

Y, por último, la propuesta de Juanyta Me Mata (Diego de León, 60) que ofrece para la noche del 31 un cóctel Bellini + Delicia por 5 euros, ¡nada mal!

Y una vez dicho -o escrito- esto, deseo y espero que tengáis un feliz fin de semana, yo haré lo posible para que el mío lo sea.

LCDQ

3 comentarios en “31.10.2014 viernes

  1. Patricia (@suspirosycafe) dijo:

    A mí también me gustaría ser americana en fechas como Halloween y algunas otras más nuestras. Los americanos sienten y viven sus tradiciones con una pasión que nosotros, o al menos la mayoría, no tenemos…

    ¡Un beso! Y feliz semana.
    Patri.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s