La importancia de decir adiós

Llevo algún tiempo pensando en eso de las despedidas, en lo doloroso que puede llegar a ser para algunos y lo tremendamente liberador que lo es para otros. El caso es que las despedidas no siempre tienen que ir unidas a lo negativo, triste o melancólico. Mirar el adiós desde otra perspectiva, desde otro ángulo y detrás de otro objetivo, ahí está el quid de la cuestión. Esta vez un ángulo más positivo, renovador e, incluso, novedoso. Porque cuando se dice adiós, automáticamente se da la bienvenida a algo, a algo nuevo.

Decir adiós a los 30 el próximo 7 de noviembre para dar la bienvenida a un año más. Unos 30 que han dado mucho juego, un juego bonito como dicen por ahí. Pero nunca miraremos hacia atrás porque siempre, siempre, lo mejor está por venir.

foto 1

Decir adiós a personas que te han acompañado de alguna forma los últimos años y que por circunstancias de la vida hay que despedirse de ellas. Sin ningún remordimiento, para mirar hacia adelante. Un “hasta pronto” o “nos vemos en el camino”, poco más.

Decir adiós (y hola) es el nuevo concepto de restaurante creado por The Table by (de la agencia Better es mejor). Cosiste en poner de acuerdo a algunos de los mejores restaurantes de nuestro país para que ocupen, temporalmente, un espacio en el Hotel Urso de Madrid y hagan de su cocina la suya propia. Actualmente es el turno de Abastos 2.0 que dirá adiós el próximo 23 de noviembre para dar la bienvenida a Cenador de Amós (Cantabria). Y así hasta el mes de abril.

untitled

Decir adiós al pelo largo que me ha acompañado en los últimos años para dar la bienvenida a la “melena midi”.

Decir adiós a ese “veranillo del Membrillo”, “verano de San Miguel”, “veroño” (que poquito me gusta este término) o como quieran llamarlo, que se ha querido quedar con nosotros más de lo estrictamente necesario. Para decir hola al frío, a los abrigos, a  las bufandas, a las botas, y demás enseres propios de las bajas temperaturas. Que ya iba siendo hora.

Decir adiós a los malos rollos, a las envidias insanas (si es que hay alguna que sea sana), a las tonterías, a las mentiras y a las personas que restan. Que tenemos ya una edad para no tener porqué tolerar ciertas cosas.

Decir adiós a encontrarte a la hora de comer todos los días con una persona, porque emprende una aventura que se merecía desde hacía tiempo. Sabía que algo bueno te esperaba a la vuelta de la esquina. Suerte.

d2c3b426b199f57fc490695bbfc2f2c1

Decir adiós a la búsqueda de la eterna felicidad, porque no, no existe. Conformémonos con disfrutar de los pequeños placeres que la vida nos brinda a diario. La felicidad de las pequeñas cosas.

LCDQ

5 comentarios en “La importancia de decir adiós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s