Hablemos de nosotros

Quedemos para hablar. Sin más pretensiones. Sin más dilaciones. Quedemos para vernos, que hace mucho tiempo ya. Y va siendo hora.

Propongo un café céntrico. De esos que da gusto entrar, sobre todo en invierno, con el golpe de calor en la cara nada más abrir la puerta incluido, que hace que te quites la bufanda, el gorro y el abrigo a toda velocidad. De esos cafés con sillas de madera en los que hay un antiguo piano al fondo que nadie toca y más bien sobrevive como soporte de algunas macetas ya en proceso de decadencia. De esos cafés en los que suena música jazz y todo el mundo se encuentra metido en sus conversaciones demasiado trascendentes. De esos cafés en los que todo se cuece a media luz.

Quedemos en lugar así. Y hablemos de nosotros.

58cb6fdb66233dc29b45addc1159fbe5

Pidamos un café largo, que así será la conversación. Larga. Porque no tenemos prisa. Ni la queremos. Eso para otros. Y hoy toca beber a sorbitos pequeños.

Esperemos a que nos lo sirvan y sonriamos mientras esperamos. Sonreír siempre es una buena opción. Y, lo mejor de todo, es que hay personas que no quieren vernos así, sonriendo. Eso me hace reír con más fuerza. Ellos se lo pierden. Porque es la mejor sensación del mundo. Sonreír sin motivos o con todos los posibles. Yo sonreiré siempre, para ti y por ti. Para todos y por todos. Porque, en realidad, nos sobran los motivos.

Pero volvamos al café, ese devenir constante de personas. Ese entrar y salir de historias, de recuerdos, de vivencias…Ese entrar y salir de vida.

Una vez servido ya estamos todos. Miremos al frente, respiremos y pensemos en todo lo que nos ha pasado, en todo lo que nos ha llevado a estar aquí, justo en este punto. Todo el camino recorrido y el que queda por recorrer. Pensemos en este año. Este año que ha sido el fruto de otros muchos de esfuerzos, sacrificios y objetivos por cumplir. Y volvamos a mirarnos. Y a sonreír. Y a respirar profundo. Hablemos de nosotros.

d5d49f1d771f2f51f9083a78e9767e0f

Es posible que en algún punto de esa línea que recorre el espacio y el tiempo nos quedemos sin palabras que describan ese instante. Pero no pasa nada. Ese era el objetivo. Simplemente importará ese momento entre nosotros. Ese momento entre el café, mi pensamiento y yo. Ese momento de soledad. Porque a eso hemos venido. A eso he venido. A hablar de nosotros, de mi. Pero de nosotros mismos. O con nosotros mismos.

Detenernos un segundo y solicitar la siguiente parada para bajarnos de este mundo loco y respirar profundamente. Persona y pensamiento unidos. Tomar conciencia del momento en el que estamos y sonreír. Y, ahora sí, es el momento de continuar. Sorber el último trago de ese café, pedir la cuenta, dejar propina y salir de ese lugar al que muy pronto volveremos. Solo para hablar de nosotros y encontrarnos con nuestros pensamientos. Sólo para quitarnos de golpe la bufanda. Solo para no tener prisa. Sólo para volver a soñar.

LCDQ

8 comentarios en “Hablemos de nosotros

  1. Rakel dijo:

    Pues sí, de vez en cuando debemos pararnos a mirar atrás, con calma. A ver las cosas despacio, sin prisas y con perspectiva…A pensar con y acerca de nosotros mismos. Qué bien lo describes! Me encanta 🙂

    Suerte y a por el siguiente!

    Me gusta

  2. Eduardo dijo:

    Hola a todos los que pueden leer esto, siento contradecir el gusto de los que habéis hecho un comentario, bueno el hecho de intentar que un sueño se haga realidad no hace la vida interesante, sí sólo fuera un sueño moriríamos en el primero, es cierto que las personas que entran y salen después de tomar ese café tienen muchas historias que contar, historias de su propia vida y no de un sueño. Hasta la próxima

    Me gusta

    • lachicadelquinto dijo:

      Hola Eduardo, lo primero muchas gracias por el comentario y la visita a La Chica del Quinto. Me alegra descubrir otros puntos diferentes de ver las cosas, la vida…los cafés. “La posibilidad de conseguir un sueño es lo que hace que la vida sea interesante” es para mí una manera de afrontar la vida, el día a día y nuestro paso por este mundo con optimismo. De querer alcanzar tus metas y buscar objetivos. De ser constante, perseverante y aprender a levantarse de las caídas. De buscar ilusiones y encontrar emociones. De vivir sueños, porque la vida a veces nos concede estos privilegios. De todo eso que, al fin y al cabo, hace de la vida algo mucho, mucho más interesante. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s