Porque siempre hay algo que contar

Sentir la necesidad de hacer algo, lo que sea…Sentir que debes (y tienes) que escribir. Sí, lo que sea. Vivencias, reflexiones, historias ajenas, propias, públicas o privadas. Pero te lo debes a ti y se lo debes a aquellas personas que te leen. Sentir la necesidad de hacer lo que más te gusta. De evadirte del entorno durante un rato. Ese rato en el que tú eres dueña de un mundo que has creado, que es sólo tuyo. De esa pequeña historia que puede girar tantas veces como quieras, porque, de nuevo, es tuya, nada más.

Que, aunque existan días en los que parece que no tienes nada que contar…siempre hay algo. Sólo hay que mirar un poquito más, si prisas, despacio y, justo cuando menos lo esperabas, ahí está. Y todo fluye.

ec1af67c80ae54de80fe1cd51608b380

Expresar con palabras escritas lo que jamás dirás con tu voz. Al final, se trata un poco de eso…Estoy aquí, sigo escribiendo. De hecho, es posible que nunca haya dejado de hacerlo.

Nos leemos pronto,

LCDQ

2 comentarios en “Porque siempre hay algo que contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s