Fin de semana. Tú decides

Fin de semana al sol de enero, me haces feliz sin tú saberlo. De vino blanco en el bar de abajo. Porque siempre será el bar de abajo. De mañanas perezosas. De tartas de chocolate y palomitas a media tarde. De libros atrasados. Y de empezar uno con ganas. De discos de vinilo girando en el tocadiscos. De compras inesperadas. Fin de semana de conversaciones a media luz. Fin de semana de vestidos de terciopelo azul, nueva prenda de deseo.  Y nueva obsesión, también, para qué negarlo.

0f178461d56723186beb4382b1d2d4e9

De móviles apagados. De no fotos. De postureo inexistente. De oda a lo auténtico. Fin de semana de bailes en el salón. De ir despeinado por la vida. De andar descalzo. De pijamas de cuadros, calcetines de rayas y camisetas marineras. Todo junto o por separado, porque tú decides. Fin de semana de experimentos culinarios. Y de descubrimientos gastronómicos. cb3c466aff97a66611528e5d619eeb06

Fin de semana de platos de cuchara y de comer con las manos. De siestas nocturnas. Y amaneceres templados. De paseos sin rumbo pero con mucho sentido. De tiendas pequeñas llenas de encanto. De amigos. De ellos. De películas a cualquier hora. De cafés largos. Y de esperas cortas. Fin de semana de miradas perdidas que siempre encuentran con qué entretenerse. De juegos de mesa. Y de mesas revueltas. De mantas escocesas. Fin de semana de comprar flores. De cambios decorativos. De pensar en qué escribir. O escribir de lo que piensas. Fin de semana de verte. b241ae3af622e11f75cdc3b81b736854

De serie para dormir la siesta. Siesta. Fin de semana para volver a escuchar esta canción. Una nueva para nuestra lista. Nuestra y de nadie más. Gracias, desde aquí, por el descubrimiento. http://youtu.be/mHeK0Cwr9sg Fin de semana de guerras de almohadas. De trasnochar. O de madrugar, que me gusta mucho más. Fin de semana de campo, de leña, de batata asada. De librerías vacías. Fin de semana para seguir nuestra búsqueda de la mejor hamburguesa del mundo. O por lo menos de Madrid, con eso nos conformamos. Fin de semana de costumbres. De viejas aficiones. O de inventar alguna nueva. Fin de semana de aprender a jugar al pádel de una vez por todas. De no pasar frío. O de tiritar con gusto. Fin de semana de aperitivos largos que acaban siendo comidas. Fin de semana de pereza anhelada. De pan con mantequilla  y azúcar.  Y de terraza con estufa. Fin de semana de todo esto. Y de mucho más. De todo lo más que tu mente pueda imaginar. Son tres días, o dos y medio. Tú decides.

6 comentarios en “Fin de semana. Tú decides

    • lachicadelquinto dijo:

      Creo que últimamente vivimos (y actuamos) mucho para poder “subir fotos” y demostrar lo felices que somos, cuando los que son realmente felices no tienen que demostrar nada a nadie. Y ahí está lo bueno. Un abrazo y gracias por el comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s