Sobre el derecho a no hacer nada

Nos empeñamos, o mejor dicho, se empeñan en hacernos creer que las vacaciones y días libres hay que aprovecharlos, hay que hacer toda clase de actividades, visitas, viajes, compras, así, sin cordura alguna, sin pararse a pensar y recapacitar qué es lo que realmente queremos…Moverse, moverse, moverse. Eso es lo único que importa. Poder fanfarronear a la vuelta a la oficina de los cincuenta mil sitios que hemos visitado en ¿apenas diez días de asueto?

2b7d4a0af1f4ff79cd708bd319351a48

Yo vengo a reivindicar el derecho a no hacer nada, a dejarse querer por el noble arte de la vagancia más absurda, sin sentido alguno. El nada por el nada o el todo por el todo. Poder viajar con la mente desde la hamaca verde del jardín. Analizar escrupulosamente cada uno de los lunares de tus brazos mientras dibujas entre ellos figuras mitológicas, nuevas galaxias, qué se yo. Deslizar los pies sobre la hierba mientras una brisa de aire fresco invade tu cara, te despeina, te hace respirar profundamente, recolocarte ese mechón rebelde y volver a cerrar los ojos.

Respirar profundamente y dejar que el aire aspirado salga poco a poco de tus pulmones, lentamente, casi ahogado. Dudar si volver a pasar las páginas de esa revista que descansa bajo el viejo sombrero de paja. Pero no, vuelves a la realidad, a tu realidad y caes en la cuenta de lo muy interesante que es continuar observando a esa hormiguita que sortea torpemente los obstáculos del césped. Sí, sin lugar a dudas esto es mucho más interesante. Pensar que, sólo el simple hecho de desplazarte al borde de la piscina para darte un chapuzón te parece un esfuerzo que no estás dispuesta a asumir. No, por el momento. Ya veremos dentro de un rato.

Porque ese es tu momento, tus vacaciones, tu silencio, tu hamaca, tus lunares y tú.

8cbb2c4d1724508ad6830ee2e57af50e

No hacer nada. Volver a cerrar lo ojos, cambiar de postura y seguir oyendo tu respiración como si de música celestial se tratase. Las nubes que antes vislumbrabas a lo lejos están ahora frente a ti, qué cosas ¿no? “Slow life” que hablan por ahí, ese mundo detrás de la puerta del jardín que, por ahora, puede esperar un poco más. Mi pequeño universo es suficiente para hoy, es lo que quiero.

Y, de repente, te das cuenta, desde esa posición tuya tan privilegiada bajo la sombra del pruno, que te sientes bien, que no necesitas más, a nada, a nadie. Solo se ha parado el tiempo para ti. El mundo parece haberse detenido en tu percepción, a tu parecer. En realidad lo has pedido a gritos, lo estabas buscando, amiga. Te has abandonado, has bajado de ese mundo que hay ahí fuera. Por un ratito, has respirado, te has bebido la soledad a grandes sorbos. Has cogido fuerzas de no sé dónde para volver a arrancar, abrir esa puerta de nuevo y salir al loco mundo, a seguir participando de esa locura.

Y todo esto así, tontamente, con un día de vacaciones, con una jornada de no hacer absolutamente nada, de no planes, no citas, no viajes. De solo tú, por unas horas.

LCDQ

17 comentarios en “Sobre el derecho a no hacer nada

  1. La cesta de mi bici dijo:

    Genial Bea!! Me ha encantado! En estos días, más bien por la tarde, estoy practicando lo que acabas de explicar tan bien, ese “slow life”, pero el de verdad, el de no hacer nada, el que te llena de energía y no te hace sentir mal. Yo suelo dibujar triángulos entre mis lunares, y poner más obstáculos a las hormigas… Un beso!

    Me gusta

  2. Lin dijo:

    Me encanta! Hace poco que leo tu blog pero realmente coincidimos en un monton de opiniones. Hace poco volví de un viaje largo largo en el que aprendí bastante, gracia a tropezar claro está! y últimamente aplico esa teoria de slow life, de ser feliz con poco y querer más a los mios. Gracias por tus relatos, esperando el siguiente…

    Me gusta

  3. thereddoor dijo:

    Me encanta, Bea!! Parece que nos hemos puesto de acuerdo este jueves 🙂 jajaja qué bien sienta frenar a veces un poco, el “derecho a la hamaca, al silencio y los lunares” sin más.
    Un beso!

    Me gusta

  4. Mara Rodríguez dijo:

    Hola, me encanta este blog, no me pierdo ni una de las entradas!
    Si algún día tienes tiempo podrías entrar en mi blog y darme opinión sobre como escribo? No me molesta la sinceridad jeje.
    un saludo y gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s