Hoy no

Sé que este espacio está hecho para las personas que, como a mí, les gustan las cosas bonitas, cultivan esos pequeños momentos de felicidad, buscan el lado artístico desde cualquier esquina y se asombran de las posibilidades que la vida nos ofrece…

Pero no, hoy no. Hoy no hablo de cosas bonitas, ni de sitios con encanto, ni de reflexiones optimistas a medianoche. Hoy no puedo. Llevo más de una semana viendo por televisión imágenes feas, muy feas y más duras aún. Escucho en la radio testimonios que me parten el alma. Leo en los periódicos noticias que no parece que estén ocurriendo a unos cientos de kilómetros de donde yo, ajena a eso, me tomo el café conmigo todas las mañanas. El otro día una fotografía me dejo helada, sin habla, me toco el corazón con las dos manos.

4826f2eadde71def54d2cc72d3c85116

Vi a un niño de apenas tres años ahogado en la orilla de una playa turca. Él, como su familia y otros miles de ciudadanos, huyen día tras día de la guerra, de las bombas, del hambre, de la destrucción más absoluta y de la nada por nada. Huyen dejando atrás vidas rotas, historias en puntos suspensivos, planes truncados y personas a las que, probablemente, no volverán a ver más. Huyen sin rumbo, sin destino, ni fin. Creo que el mundo ha pasado un límite infranqueable. Algo estamos haciendo mal. Algo no funciona si pasan cosas como esta.

Pero el pequeño no llegó, a pesar de haber sobrevivido a cosas terribles, el mar quiso quedarse con él y el destino, o llámenlo como quieran, hizo que esa imagen diera la vuelta al mundo en forma de protesta, de queja, de indignación y de la tristeza más profunda.

¿Qué está pasando?

No, es imposible mirar hacia otro lado y dejar que las aguas se calmen. Dejar que pase el tiempo mientras miro de reojo. Dejar de escuchar. No se puede. Hay que hacer algo. Tenemos que hacer algo. Deben hacer algo. Algo que, seguramente, no esté sólo en mi mano, pero sí en la de otros muchos. O en la de todos juntos. Y si quieren mi granito de arena, díganme, ¿Qué se puede hacer para frenar esta barbarie?

Esto es una llamada de emergencia al mundo, es así. Y si no reaccionamos a tiempo el costo será alto, sin duda. Si no lo está siendo ya.

Y aquí sigo, con mi café en esta mañana de viernes. Aunque el de hoy es diferente, sabe raro, más amargo quizás. No, definitivamente no es el café que esperaba. Ni el que quiero.

LCDQ

3 comentarios en “Hoy no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s