Vendedores de humo

Que no. Que las personas no pueden jugar en los dos bandos. Que yo te lo advertí, pero tú…tú siempre quisiste arriesgar. Que eres del Barcelona o del Real Madrid, pero no puedes ser “del que gane“. Eso no. Preferiste nadar eternamente entre dos aguas. Decidiste caminar entre los vientos del Sur y del Norte. Coger el Cielo y la Tierra con una sola mano. Y no pudo ser. Algo se podía escapar. Yo sabía que estar al filo de la navaja constantemente era peligroso. Es peligroso. Pero tú…tú siempre quisiste estar por encima del bien y del mal. Creíste vencer. Pero, déjame decirte algo, así bajito y al oído…nada es para siempre.

2ea528772658c19b595ebe1ced820db2

Porque en la vida, como en las películas, ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos. Y aunque no nos conocemos, si me lees, piensa que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Sí, en su lugar. Y para ti hay uno reservado ya. Creo que andas vagabundeando entre lodos de los que difícilmente podrás salir sin mancharte. No sé el tiempo que tendrás que esperar, pero una vez me dijeron que todo pasa y todo llega, quédate con eso.

No sigas vendiendo humo, no merece la pena y no te lleva a ningún lado, solo a seguir dibujando con fuertes pinceladas tu verdadero yo. Es un consejo o una advertencia. Pero no te lo tomes a mal, no es una amenaza, no soy de esas. Simplemente quería decírtelo. No nos lleva a nada, a ti tampoco, créeme. Eso de no definirte, de no saber qué camino tomarás, al son de qué o quién querrás bailar, puede que todo esto no sea más que un signo de debilidad, de fragilidad pero eso…eso tú lo sabes bien. Ahí no quiero meterme.

2

Recuerda esto que te decía antes: los buenos nunca fueron tan buenos y los malos pueden dejar de serlo en cualquier momento. Justo como cuando das la vuelta a la tortilla y la parte que antes estaba cruda ahora se antoja de lo más doradita. Ya ves. Todo en la vida es cuestión de tiempo. Y actitud.

Pues eso, que no me creo tus cuentos. Que nunca fui compradora de humo y que en algún momento a todos nos ha tocado bailar con la más fea, sentarnos en el peor sitio del patio de butacas o comulgar con ruedas de molino. Pero ya sabes, las cosas cambiarán y los molinos…a mi siempre me gustaron los molinos. Pero qué voy a decirte que no sepas ya.

Y poco más que añadir, tranquila, aguarda, que no hay mal que cien años dure. Todo acabará llegando y esos tiempos mejores que te prometían están al otro lado de la puerta. Podemos esperar a que se abra sola o girar el picaporte cuidadosamente, sabiendo que lo que nos espera será bueno, siempre será bueno. Hazme caso. Ahora sí.

LCDQ

9 comentarios en “Vendedores de humo

  1. thereddoor dijo:

    Da gusto leerte, Bea. ¿Sabes esas veces que te parece que todas las canciones hablan de lo mismo, de lo que “te toca”? 🙂 pues me acaba de pasar, seguro que no tiene nada que ver pero me ha recordado a muchas cosas de ahora, un besito!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s