No controles

Sabes que, en muchas ocasiones, empleo este pequeño espacio como desahogo. Sabes también que, para mi, escribir es un poco eso. Forma parte de mi vida, de mi felicidad, también de mis momentos menos buenos, por eso, a veces necesito gritar. Pero mi grito no es de ahogo o desesperación, ni mucho menos, es mucho más suave, sale en forma de letras, puntos, comas y comillas. Sale para que leas entre líneas, para que vivas conmigo y sueñes a mi lado, para que viajes donde jamás imaginaste ir y para que recapacites de la misma manera que alguna vez yo también hice. Ahí se encuentra el meollo de todo este tinglado.

c6fb1cf0c2332506022a5a3517cccd47

Pero, desvaríos aparte, hoy me gustaría hacer una reflexión, pequeña, no demasiado profunda, no te asustes. Simplemente creo que, por norma general, deberíamos dejar de intentar controlarlo todo, cada minuto, cada instante, cada paso, cada palabra. Llegados a este punto, imagino que si alguien que me conoce (muy bien) me está leyendo, le estará entrando un ataque de risa e incredulidad simultáneo de narices. Estoy segura.

¿Tú? ¿Bea? ¿No controlar? Eso es imposible.

Pues sí. Pero al mismo tiempo te diré que, si regresas al principio de estos párrafos, verás como he dicho escrito la palabra intentar y, lo cierto, es que ahí se podría quedar, en un mero intento fallido. Pero si, al menos, pongo un poco de mi parte para relajarme en eso de planificar todo lo que está de mi mano, algo habré ganado. Habremos ganado. Mucho. Eso seguro.

28b6bdad480fd9a9082c47827ca8dc7b

Me he dado cuenta de que la vida, por más que nos empeñemos en lo contrario, nos da sorpresas. Algunas buenas y otras no tanto. Sorpresas que ponen patas arriba todo tu mundo, tu espacio, tus esquemas y tus planes. Sorpresas que no esperas ni imaginas. Y todo eso en cuestión de minutos, segundos diría yo. Así, sin tiempo para el respiro o para una leve reflexión. De golpe y porrazo todo cambia y tu mente empieza a trabajar a marchas forzadas para adaptarse a esa nueva situación, mundo, espacio, esquemas y…planes. Sí, nuevos planes. Los que tú tenías preparados ya no valen.

La mente está preparada para estas cosas que pasan sin avisar, a deshoras y siempre de repente, pero ¿yo lo estoy? ¿tú lo estás?

Que en invierno hace frío y en verano calor son cosas que pasan, eso lo tenemos controlado y asumido. Aunque también es de justicia afirmar que hay eneros con más primaveras que lunas llenas y agostos con días de tormentas oscuras e insaciables. Son cosas que pasan y a esto hay que saber adaptarse.

Pasan, por ejemplo, cosas inesperadas como una sorpresa en forma de e-mail relacionada con ese gusto tan mío por la escritura. Esa sorpresa llegó hace un par de meses y ya es una realidad. Nada estaba planeado. Y es que, a partir de ahora, además de por aquí, también podéis leerme en la nueva web de Tendencias de Bodas como colaboradora. Os invito a visitar este precioso espacio, la web ha quedado más que bonita y yo, ilusionada y feliz ante esta nueva aventura. Keyla, gracias una vez más por regalarme sonrisas.

Viviría escribiendo ahora y siempre.

1c85700ff8c5b36d8875006c715309c6

Porque las cosas pasan por algo y esas cosas que pasan son de verdad.

También hay cosas que pasan por eso que pueden llamar destino, que no suerte. Siempre he pensado que la suerte es de los que la buscan, con persistencia y ahínco, con tenacidad y esfuerzo. Ahí, justo en ese lugar es donde reside la ansiada suerte, no la esperes a la vuelta de la esquina porque difícilmente la encontrarás. Búscala y darás con ella, tarde o temprano.

Cambiar de planes no está mal, de hecho puede que a la larga te des cuenta de que es la decisión más acertada que podrías haber tomado. Puedes empezar por pequeñas cosas como, por ejemplo, salir a cenar un día cualquiera y sin motivo, no esperes al sábado, sal hoy mismo, a cualquier sitio, no hace falta que esté de moda, con que te haga feliz es suficiente. Ya me contarás si merece la pena este giro inesperado en un día que amanecía oscuro y gris.

También puedes empezar a planear un viaje y cambiar de destino y continente como por arte de magia. No te cierres a nada. Estás preparando un viaje y tú elijes. Piensa que será inolvidable, no por el destino pero sí por la compañía.

Manda a la mierda (con perdón de la expresión, pero no encuentro la forma de explicarlo con otras palabras) a algo con lo que llevas tiempo cargando sin necesidad. Seguro que me entiendes. No te cortes. A veces, es también necesario. Diría que es hasta bueno para la salud. Agradecerás haber tomado tan sabia decisión.

Improvisa, huye de las normas aunque sea un poquito, sal de la zona de confort alguna vez en la vida, haz algo que jamás imaginaste hacer, sueña en alto y vive despierto. Despéinate. Empieza un curso bonito, de esos que nada tienen que ver con tu profesión pero te alegran desde el día hasta el alma. Porque no es un invento eso que dicen por ahí  que la vida son dos días y el ahora es lo que cuenta.

79244713164868da57e18a9280765c4a

Y no olvides nunca que todo, absolutamente todo, saldrá bien.

LCDQ

13 comentarios en “No controles

  1. Aida Ramos dijo:

    Queremos controlarlo todo! Pero es que nunca sale como esperamos…y es mejor así, más auténtico, más especial porque sino que gracia tendría si ya lo hemos vivido una y otra vez en nuestros sueños? Por cierto, felicidades por esa oportunidad 😉 un abrazo

    Me gusta

  2. Entre suspiros y un café dijo:

    ¡Cómo me alegro Bea de tu colaboración! Con la sensibilidad y el buen gusto que tienes, seguro que lo bordas.

    Y respecto a los cambios y su aceptación, pues qué te voy a decir… Que no podemos controlarlo todo, que hemos de comprender que todo tiene un límite y que hay que vivir más, sentir más y analizar menos.

    ¡Un besazo guapa!

    Me gusta

  3. La cesta de mi bici dijo:

    Genial Bea!! Un post precioso, de esos que te revuelven algo por dentro. Al menos eso has conseguido en mi. Saber adaptarse a lo imprevisto, a esas sorpresas que te da la vida. Yo soy de planificar todo, pero desde hace algunos meses me di cuenta, que hay veces que hay que saber ir sobre la marcha, que hay muchas cosas que se escapan a nuestro control y a nuestra voluntad. Así que poco a poco voy aprendiendo a improvisar. Y por cierto, millones de enhorabuenas por esa súper colaboración con Tendencias de Boda, me alegro en el alma! Un besazo!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s