Con mi zumo de limón

Me vais a perdonar por la sinceridad de mis próximas palabras pero ya sabéis que, a veces, la realidad manda, se torna bastante sincera y huye de cualquier tipo de disfraz. La verdad es que, mientras pensaba en alguna idea para el próximo post del blog y después de vagabundear entre algunas cosas sin ninguna base ni fundamento, me quede vacía. Simple y llanamente: vacía. Con esto quiero decir sin ideas, que es más real y sincero, pero a la vez más feo y frustrante, ¿verdad? Pues sí, ésta era la realidad, mi realidad, no sabía ni por dónde empezar. No sabía qué podía ofrecer(os). A veces, nos ponemos un listón bastante alto porque, señores, aquí no todo vale, ni tiene su hueco.

c597418ff5fd170323c60708f74f4d99

Aquí sólo caben cosas bonitas, interesantes, sentimientos, descubrimientos, historias interminables y relatos acabados. Pero escribir por escribir no. Eso nunca me lo perdonaría. Tampoco deberíais hacerlo vosotros. Ese es uno de los propósitos que me hice al empezar esta bitácora hace algún tiempo y sigo con la misma idea. Sólo quiero plasmar palabras que tengan algún tipo de sentido, al menos que lo tengan para mi, luego ya veré la forma o manera que tengo para poder transmitirlo.

Y llegados a este punto, me dispuse hace unos días – como os decía antes – a preparar mi dosis semanal de desahogo, llamémosle post, y  empecé a sentir cómo mis dedos tecleaban a un ritmo mucho menor, incluso nulo, del que me hubiera gustado.

Venga Bea, piensa que seguro encuentras algo…Pero nada. Pasaban las horas, los minutos, el ratón del ordenador aburrido de tanto sube y baja… y nada.  NADA.

 ¿Y ahora qué hago?

Yo es que, verás, no puedo contar nada que contenga precisamente eso: nada. Ay dios. La crisis del escritor. El eterno miedo. La ausencia de palabras se apoderaba de mi por segundos. Y esto va en aumento.

Piensa, piensa…que esto se va a la…

df08dc29b44744fce5c003e7f49704c9

No, me negaba una y otra vez a plasmar un puñado de letras indescifrables. Que si ahora mi nueva tienda preferida es &Other Stories, que sigo preguntándome cómo no la había descubierto antes, que me gusta mucho, que es preciosa, que tuve que salir antes de tiempo porque me hubiera llevado todo y bla, bla, bla. Podría hablar de esto, pero no.

No es necesario contar que sigo tomando mi vasito de agua tibia con el zumo de medio limón todas las mañanas desde hace casi dos años. Los limones nunca faltan en mi casa y mi zumo de limón en ayunas tampoco. Nunca hay suficientes limones. Esto es un poco como los bolsos en las mujeres, ¿a que sí? Ellas me entenderán mejor que nadie. Nada…esto tampoco es interesante, para nada.

a345eb1590edf989ab008fc3e7b10ddd

Tampoco puedo contar una vez más que me pasaría horas deambulando por librerías mientras leo sinopsis de ejemplares que nunca compraré, ni leeré, mientras escucho esa música relajante que siempre tienen puesta,  mientras doy vueltas entre las estanterías como si me escondiera de algo o de alguien, o mientras observo los libros que escoge la gente que pasaba por allí, algunos de ellos solo buscan hacerse los interesantes, eso nadie puede quitármelo de la cabeza. Seguimos nadando en la nada.

Es posible que a nadie le interese saber que desde el mes de enero sigo una rutina (unas veces más constante que otras) de deporte. Salgo a correr unos tres días por semana y me he sorprendido con los avances que he ido consiguiendo con el paso de los días. Yo, que antes no corría ni medio minuto. Pues ahí estoy,  no busco metas, ni coleccionar kilómetros. Tampoco apuntarme a todas la carreras de mi ciudad (a una sí y ya estoy dentro) ni acumular dorsales que luego no sabré donde guardar. Lo hago porque me hace sentir bien, me relaja, me evade un poco de todo. Es algo parecido a lo que me pasa cuando escribo

¿Lo veis? Esto es algo que tampoco merece la pena ser leído, casi ni contado pero en fin.

5c4857a104fe337d97c2409c3b17b99c

A nadie le interesaría leer que hacía mucho tiempo que no me apetecía tanto que llegara el verano como ahora. No me preguntéis porqué. Ni yo misma lo sé. Cuando encuentre la respuesta prometo contarlo.

No puedo escribir sobre ese concierto al que no iré porque coincide con la boda de un gran amigo. La pena de perderse el directo queda totalmente superada con el fiestón que nos espera.

Pues eso, que como no tengo nada interesante que escribir, nada relevante con lo que sorprenderos, mejor me quedo pensando en el siguiente post. Iré escribiéndolo poco a poco, despacito y con buena letra como me decían de pequeña. A ver si así consigo que mis palabras traspasen la pantalla. Eso sí, siempre con mi zumo de limón.

Pronto más…y mejor.

CDQ

Imágenes: Pinterest

13 comentarios en “Con mi zumo de limón

  1. thereddoor dijo:

    🙂 true story todo todo, hasta el limón mañanero diario!!! Seguro que sólo puede ser bueno que queramos siempre escribir cosas que lleguen de verdad, no por rellenar. Y eso se nota leyéndote siempre, ¡un besito y ánimo con el running, que a veces inspira más que nada!

    Me gusta

  2. El Portaminas Negro dijo:

    No podría estar más de acuerdo con esas palabras! Los que tenemos blog conocemos esa frustrante sensación y por mucho que estrujemos nuestro cerebro hay veces que no hay jugo que sacar. Sinceramente, yo también me encuentro en ese punto. Pero dentro de nada, cuando menos lo esperemos, volverá la inspiración.
    Me encantaría que te pasases por mi mundo.
    http://viveynosobrevivas.blogspot.com.es/
    Saludos!!

    Me gusta

  3. La cesta de mi bici dijo:

    Menos mal que no tenías “nada” que contar Bea! Sinceramente me ha encantado el post. Sincero, directo y en el que muchos nos vemos reflejados. Yo al menos me he visto reflejada. Esos días “tontos” que te sientas delante del ordenador y no sale nada de tu cabeza, deambulas por Pinterest en busca de imágenes que te traigan inspiración pero no hay forma. Y yo a veces, termino escribiendo la lista de la compra en un papel. Un beso guapa.

    Me gusta

  4. nosceteipsum2016blog dijo:

    A todos nos gusta ser lo más originales y creativos… Normalmente apreciamos mucho ser especiales, diferentes, únicos… Sin embargo, constatar que a casi todos nos pasa también lo mismo, como es desear escribir y no saber por donde tirar, eso también nos reconforta, porque tampoco somos tan distintos. De cualquier forma, observo que cada mirada sobre el mundo siempre nos aporta algo diferente e intransferible que sólo está en los demás. Gracias.

    Me gusta

    • lachicadelquinto dijo:

      A veces ese vacío se convierte en un cúmulo de ideas que difícilmente quieren buscar un orden, ahí también se encuentra ese vacío que, en momentos, nos invade a los que, como a ti, nos gusta escribir.
      Gracias por el comentario

      Me gusta

  5. Ella dijo:

    Yo empecé escribiendo porque buscaba algo que me llenase, necesitaba plasmar en el papel todo lo que me estaba pasando, porque ni yo misma me entendía y pensaba que leyéndolo tendría más sentido. Desde que empece a escribir este blog ya muchas de las cosas no me parecen tan interesantes como par publicarlas. Entiendo perfectamente la frustración de si no tienes nada interesante es mejor no poner nada, aunque sigas queriendo escribir.

    Te invitó a que pases por mi blog nuncasesabeblog.wordpress.com

    Me han encantado tus palabras!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s