Nada Surf

Porque anoche volvimos a ser jóvenes o, mejor dicho, más jóvenes de lo que realmente somos. Volvimos a ser novios,  o #maridosmolones, como solemos decir. Volvimos a hacer lo que más nos gusta, lo que no queremos perder jamás, volvimos a disfrutar, juntos, de esa afición que nos acompaña desde hace tanto tiempo que ya ni me acuerdo. En  nuestras cabezas no dejó de sonar esa dichosa canción durante todo el día, ¿la tocarán? eso espero… Mientras tanto, las horas pasaban lentamente y no veíamos el momento de salir pitando de la oficina para encontrarnos de nuevo. Esta noche volvimos a ser jóvenes… Empezaba lo bueno…¡nos vamos de concierto!

454517736200bbec5fe372b5096c2d45

No hizo falta demasiado, ni siquiera hubo tiempo para pensarlo, solo un cruce de miradas encendidas, una media sonrisa y al lio, no vaya a ser que justo en ese momento se agotaran las entradas. Los neoyorkinos Nada Surf venían a presentar su último disco del que, por cierto, poco o nada había escuchado, todo hay que decirlo. Pero tener la oportunidad de ver en directo a uno de las bandas que tanto me recuerdan a los veranos de hace algunos años era motivo suficiente para ir con más ganas que nunca. Esos veranos de juventud, esos 19 o 20 años, ese If You Leave que tantas veces he cantado y seguiré cantando por muchos años que pasen (aunque, por cierto, no la incluyeran en la lista de canciones para el concierto, pero bah, para la próxima, con Always Love mereció la pena).

a472d454f8a775266692fb33e3bfe929

Y volvimos a esa sala, La Riviera, que solo ofrece cosas buenas. Siempre de la mano, como hace años ¿te acuerdas? Que de cosas han pasado desde entonces…Mis nervios previos a un concierto son inevitables, parezco una niña, inquieta, atenta, en realidad solo se trata de pasar un buen rato. Lo primero, nada más entrar, dar una pequeña vuelta de reconocimiento para después, y sin perder demasiado tiempo, buscar un sitio en el que disfrutar de la música y no perdernos nada…

Voy a la barra a pedir algo, mientras quédate por aquí, ahora te busco

No tardes…esto tiene pinta de empezar ya.

Pues parece que al final se llena, eh?

Sí…eso parece.

Y volvimos a bailar, a saltar, a cantar las estrofas que nos eran más familiares. A cogernos de la mano. A reír con fuerza, a gritar con ganas, a aplaudir con ritmo. Volvimos a ser novios. No, algo mucho mejor, maridos (muy) molones. Volvimos a ser jóvenes…una noche más. Y las que nos quedan.

1fce50a3284fa7ae40baf3a597fd2899

Pero hoy, tendrás que perdonar mis ojeras, mi cara de sueño, mis ojos entreabiertos, mi cansancio acumulado pero, ya sabes, que nos quiten lo “bailao” (y lo “cantao”).

Espero que no os moleste, sólo quería pasar a saludar, a desearos un bonito fin de semana y, bueno, ya de paso, contaros un poco mi vida… ya ves, me apetecía compartir estos sorbos de felicidad que la vida nos regala.

Yo me despido hasta la próxima y, mientras tanto,  voy preparando el café de media mañana (que buena falta me hace).

Nos vemos en los conciertos.

CdQ

5 comentarios en “Nada Surf

  1. azulbereber dijo:

    Ayyy esas píldoras de felicidad que la vida nos regala.

    Abrázalas con fuerza!

    Qué bien sienta darse una vuelta de vez en cuando por el “lado salvaje”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s