El Landó

Nunca pensé que acogierais con tanto cariño y entusiasmo mis recomendaciones gastronómicas. Estoy recopilando unas cuantas para poder compartirlas pronto en el blog. Pero antes de eso, me gustaría dedicar unas líneas a un restaurante muy especial para mí.

¿Mi favorito? Sin duda alguna.

Sin título

Entrada El Landó

Hablo de El Landó, situado en pleno corazón de Madrid (Plaza Gabriel Miró, 8). No es la primera vez que le nombro, hace unos años ya lo hice en un medio on-line para el que escribía de forma esporádica. Y hoy toca hacerlo aquí, en mi espacio, en mi mundo, que, por supuesto, también es vuestro.

¿Qué me gusta de allí?

Pues verás…

Me gusta Ángel, el alma mater de este particular espacio, un genio hostelero que derrocha amabilidad y simpatía. De trato cercano y una personalidad que atrapa. Es su casa y él te hace sentir como si fuera la tuya también. El perfecto anfitrión. Como él, todo su equipo. La categoría profesional y personal que encuentras allí superará tus expectativas con creces. Lo digo con conocimiento de causa.

Me gusta su carta, castiza y tradicional. Nada más llegar a la mesa te espera el carpaccio de tomate, espectacular, y un plato de jamón, más espectacular aún. A partir de aquí, todo lo que venga detrás será una fiesta. Huevos estrellados (al estilo de su cuñado Lucio), pamplinas, mollejas, carne tártara, chuletón y cocochas, entre otros. Es el momento de dejarse aconsejar por las recomendaciones del personal, olvidar la carta y rendirse al placer gastronómico, ¿algo mejor?

Me gusta por su vino. Tienen una bodega excepcional pero, sin duda, el Contino es el mejor vino que he probado. En mi vida.

5f8453b2-a7da-43d5-b670-92e43950fe7e

Restaurante El Landó

Me gustan sus palitos de chocolate y menta que ofrecen con el café. Gracias, desde aquí, por la cajita que se vino conmigo a casa.

Me gusta el ambiente que allí se respira: tranquilo, relajado y familiar.

También me gusta el espacio, entre clandestino, secreto y acogedor. Pequeño, discreto y con pocas mesas. Clásico y con reminiscencias de otra época. Tremendamente elegante. Mejor imposible.

Me gusta para pequeñas celebraciones, momentos especiales, brindis oportunos y risas esperadas. Por las veces que hemos ido y las que nos quedan. Porque lo que ocurre entre sus paredes parece tener su eco en la eternidad. Porque es especial y  diferente. Siempre fiel a sus principios. Porque la magia fluye y el tiempo se detiene.

Porque el buen comer se inventó allí y si no fue así, poco faltó.

CdQ

Fotografías: La Chica del Quinto

Un comentario en “El Landó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s