3 días en Ámsterdam

RECOMIENDO LEER ESTA ENTRADA CON LA CANCIÓN FOR REASONS UNKNOWN DE THE KILLERS

Desde hace algún tiempo, el puente de diciembre, el de la Constitución o la Inmaculada, como queráis llamarlo, está reservado para una escapada a 4. El año pasado fuimos a Oporto, os lo conté aquí y este año el  destino elegido fue Ámsterdam.

image3

Tenía una cita pendiente con la ciudad holandesa desde hacía unos cuantos años, concretamente desde que hice un viaje por Bélgica y sólo nos faltó un día más para poder cruzar la frontera y hacer una visita express a la Venecia del Norte, que así la llaman también. Pero mejor me dejo de historias que no vienen a cuento y me centro en lo importante…mis tres días en Ámsterdam que también pueden ser los vuestros, tomadlos prestados y disfrutadlos como más os guste. Recomendaciones, gastronomía, curiosidades y risas, de esas siempre muchas.

Día 1

Nuestro avión salía a primera hora de la mañana, por lo que el madrugón fue para el recuerdo. Un desayuno rápido y casi sin ganas en el aeropuerto y a embarcar. Aprovecho para recomendaros la compañía KLM, nunca había volado con ellos y me sorprendió gratamente. Al cabo de dos horas y media, aproximadamente, aterrizábamos en la ciudad de los canales y de ahí a coger un tren con destino Centraal Station.

image2

Nos alojamos en el Room Mate Aitana, situado sobre una isla artificial y a pocos metros de la Estación. Una vuelta rápida de reconocimiento por la ciudad y a reponer fuerzas en el restaurante Wagamama, de comida oriental con deliciosos platos de noddles, ramen, teppanyaki…¡todo muy recomendable! (Por si os interesa: en primavera abren en Madrid y yo sólo pienso en volver). Por la tarde, es el momento para que dé comienzo la ruta más turística por la ciudad: plaza Dam, Museumplein, una amplia plaza donde se encuentran el Rijkmuseum (el mayor museo de Holanda con una importante colección de pintura), el Museo de Van Gogh, el Museo del Diamante y el Stedelijk Museum y…¡el típico letrero de IAmsterdam para que nadie se vaya sin su foto!, además durante la época navideña montan una pequeña pista de hielo que hace más agradable el paseo. Deambulamos por las calles hasta llegar al Barrio Rojo, paramos a tomar algo, dudamos entre qué cerveza elegir y comimos nachos con queso en The Bulldog mientras, a nuestro alrededor, algunos perdían la noción del tiempo, ya me entienden. Seguimos caminando sin rumbo ni prisa por donde nos llevaba el viento y, para cenar, tomamos unas pizzas riquísimas en un pequeño restaurante regentado por dos chicos italianos que me encantó. De ese día, y de esa cena, me quedo con el ataque de risa cuando el cansancio empezaba a dominar mi cuerpo…no recuerdo el motivo, bueno sí, pero me lo guardo para mi. Momentos únicos, estos sí, que a veces es mejor no compartir.

Día 2

Nos habían recomendado desayunar en Greenwoods y, después de probar los mejores huevos benedictinos del mundo, os lo recomiendo yo también. Es un local muy pequeño pero lleno de encanto, por eso, si decidís ir, reservad antes. Tras el contundente desayuno, un crucero por los canales es el plan más recomendable, os servirá para situaros del todo en la ciudad y, además, conoceréis la historia y los rincones más curiosos y llamativos de Ámsterdam. Otro sitio al que, sí o sí, debéis ir es la impronunciable Brouwerij´t IJ, una original cervecería coronada por el único molino que se conserva en la ciudad. Algo alejada del centro, eso sí, pero sin duda merece la pena. La degustación de cervezas de elaboración propia acompañado del típico queso holandés, embutido  y su inmejorable ambiente harán el resto.

271a6b49391b9580fdd41b4e3215d382

También aprovechamos el día para montar en tranvía, pasear por el famoso Mercado de las Flores donde compramos semillas para plantar nuestros propios tulipanes y por el barrio  Jordaan que es el más bohemio y, posiblemente, más famoso de Amsterdam. Básicamente seguimos disfrutando y empapándonos del ambiente de una ciudad que no deja indiferente a nadie. Para la cena nos apetecía algo típico holandés y pensamos que la mejor opción era el famosísimo Moeders pero, tras varios intentos de reserva, fue imposible encontrar mesa. Nos recomendaron otro del mismo estilo y, si no recuerdo mal, de los mismos dueños, y allí nos plantamos. Siento no poder deciros el restaurante pero no me acuerdo del nombre…de la comida típica me quedo con sus arenques, poco más.

Día 3

Para el último día elegimos desayunar en Bagels&Beans, muy cerca de nuestro hotel y, más tarde, dar un pequeño paseo por un mercado de productos típicos holandeses: flores, fruta, dulces típicos y quesos, muchos quesos. De ahí a la famosa Casa de Anna Frank, visita obligada si vas a Ámsterdam.

Recuerdo que comimos en The Butcher, probablemente la mejor hamburguesa de la ciudad, según los entendidos y tomamos un café rápido en Pancakes Amsterdam donde sólo nos faltó probar sus famosas tortitas, ¿lo dejamos para la próxima?

El día tampoco dio para mucho más porque tocaba recoger y emprender el camino de vuelta. En nuestras mentes quedarán grabados los momentos que difícilmente pueden ser contados y explicados con palabras, esos momentos con los que vamos llenando nuestra particular cajita de la felicidad. Esos momentos que hacen que todo merezca la pena. Esos momentos en los que las penas son menos. Esos momentos vividos que están por encima de los sueños.

favicon

 

Todas las imágenes: @lachicadelquinto y Brouwerij´t IJ

3 comentarios en “3 días en Ámsterdam

  1. Entre suspiros y un café dijo:

    ¡Qué recuerdos me trae tus post! Yo me enamoré de Ámsterdam hace un par de veranos… He de reconocer que nada más bajar del tren en la Centraal Station quise darme la vuelta e irme, mi primera impresión fue de caos (lluvia, tranvías, bicis, taxis que no paraban, gente y más gente,…). SI bien en breve me cogí a su ritmo y empecé a echarla de menos antes de irme…

    Me alegra ver que la disfrutaste, tiene sin duda un encanto especial.Yo suelo decir que no quiero volver a los sitios que he estado porque prefiero ir a nuevos, pero reconozco que a Ámsterdam no me importaría volver.

    ¡Un besazo grande Bea! Muy feliz fin de semana 😉

    Me gusta

  2. La cesta de mi Bici dijo:

    Bea! Que ganas tenía de asomarme por aquí. Tenía muchas ganas de leer este post. Hace algunos años estuve en Amsterdam unos días, pero no era mi momento con la ciudad, no la super disfrutar, puede que el ambiente, los planes… Así que desde entonces tengo una espinita clavada, y Amsterdam y yo nos debemos una oportunidad, y después de leer esta mini guía, esta escapada ha subido puestos en el ránking de escapadas pendientes. Un besazo amiga.

    Me gusta

  3. Miss Poessía dijo:

    ¡Hola, de nuevo!
    Aquí me tienes enganchada a tu blog jeje, he comenzado leyendo los últimos post y no he podido parar. La verdad es que esta entrada me interesa mucho porque Ámsterdam es una de mis asignaturas pendientes y todo el que ha ido siempre me lo recomienda. Además, has acertado cien por cien con la recomendación de escuchar The Killers de fondo, la melodía rima muy bien con tus palabras. Muchas gracias por las recomendaciones y por contar tu experiencia, me parece muy útil para cualquiera que vaya a visitar esta ciudad (entre las que espero estar yo jeje).
    Besos!! ♥

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s