Cadena de supervivencia

Era martes, muy temprano y conducía el camino de siempre. Mismo recorrido, misma hora, misma ciudad y mismos movimientos casi mecánicos para seleccionar la emisora de radio que más me gusta escuchar cada mañana, cada día, cada semana.

d523fdf5220a82e500b6fe18296760c0

Para no variar, la misma historia de siempre: política española, Trump, quejas, el tiempo, el estado de las carreteras, hasta que, de pronto, una historia hizo que prestara más atención de lo normal. Se trataba de esta noticia:

“Un motorista de unos 50 años pinchó a la altura del kilómetro 7 de la autovía de Andalucía y se apartó en el arcén derecho para señalizar la avería. En ese momento, el conductor de una furgoneta, también de unos 50 años, paró para ayudarle y entre los dos cargaron la moto en el otro vehículo para trasladarse al destino del motorista.

Cuando iniciaba la marcha, el conductor de la furgoneta sufrió un infarto y el motorista llamó al 112. Un operador de la central del Samur-Protección Civil le dirigió por teléfono y le ofreció las indicaciones pertinentes para intentar sacar la víctima de la parada cardiorrespiratoria en la que había entrado. El motorista le fue realizando las correspondientes compresiones torácicas hasta la llegada de los sanitarios del Samur.

Los servicios de emergencia le llaman la cadena de supervivencia, la que funcionó perfectamente en la A-4 en Madrid después de que el conductor de una furgoneta parase para ayudar a un motorista que había pinchado y enseguida fue este quién tuvo que auxiliar a su auxiliador porque sufrió un infarto

Le salvó la vida.

9bbcd876a8b9cb01520c93cd803c50d4.jpg

Aquel hombre jamás imaginó que ese día, la persona a la que ayudaría le acabaría salvando la vida. Casi nada.

Parece mentira que, a estas alturas, nos sorprenda una noticia que va de algo tan natural y humano como es ayudar. Algo que debería ser normal y que, desgraciadamente, no lo es. Nos movemos a un ritmo vertiginoso que hace que ni miremos a nuestro alrededor simplemente para ver qué sucede. Nos volvemos egoístas, celosos, inseguros, desconfiados y temerosos para con los demás, casi hasta el punto de sorprendernos si alguien nos pregunta la hora por la calle y llegar a pensar que lo que quiere es estafarnos…Un pena.

248a0bb8e903ce2accded8133d768b1a

Nos acabamos deshumanizando sin que apenas nos demos cuenta. Eso es lo más triste de todo. Que no nos damos cuenta. Todo se vuelve rápido: prisas, carreras sin destino, estrés, ansiedad por ganar tiempo al tiempo, nos volvemos personas pegadas al ritmo que marca un reloj.

Café rápido, malcomer,  atasco de ida y vuelta, emails sin responder, reuniones innecesarias, trabajos por duplicado, formaciones sin sentido…Nos hemos acostumbrado a esto e, incluso, hay quienes presumen de llevar un ritmo de vida alocado.

Pues os diré algo, conmigo que no cuenten.

Es verdad que todos, en mayor o menor medida, nos vemos envueltos en este caótico mundo. Pero también es verdad que está en nuestra mano hacer que todo esto cambie, aunque sea un poquito. Muchas veces, envidio la costumbre en los pueblos de saludar siempre a las personas con las que te cruzas, aunque sea la primera vez que las ves. Buenas tardes, algo tan simple como eso pasa, os lo aseguro. Y ese algo es maravilloso.

79d08ca7786c499371bd7036b5ec75df

Preguntar si se encuentra bien una adolescente llorando en la puerta del instituto, ayudar a levantarse a ese hombre que se ha caído al doblar la esquina, ceder el asiento, ayudar con el carrito del bebé a aquella mujer, acompañar a esa pareja perdida a encontrar su hotel, indicar con interés el camino que debe tomar, saludar, dar las gracias, pedir perdón…

Algo que parece tan normal…pero no lo es.

Algo que un día haremos nosotros y, al siguiente, sin pensarlo ni planearlo,  nos vendrá de vuelta, para bien o para mal. Algo que, sin duda, nos salvará la vida.

Por cierto…Buenas tardes a todos.

favicon

 

11 comentarios en “Cadena de supervivencia

  1. plumaylaurel dijo:

    Gracias! Al fin alguien que piensa como yo. Ayer estaba dándole vueltas a escribir un post parecido a este, es curioso como pasan las cosas. Yo soy de un pueblo y vivo en Madrid y me resulta tan necesario un gesto amable en esta ciudad que lo es tan poco… Todo lo que has dicho, por desgracia, es cierto, es real, y es penoso. Ojalá nos concienciaramos de que no todo el mundo te la va a jugar. Buenas tardes chica del quinto!

    Le gusta a 2 personas

  2. thereddoor dijo:

    ¡Qué gusto leer historias así, Bea! Al final, como dices, hay mil gestos bobos pero importantes día a día que hacen todo más fácil y mejor a los de alrededor, aunque sean completos desconocidos…! Y si encima la cadena es así, ya ni te cuento 🙂

    Un gusto leerte, un beso enorme!!

    Me gusta

  3. Miss Poessía dijo:

    ¡Hola, chica del quinto! ♥
    Muy buena entrada, hace días que ando echándole un vistazo a este maravilloso rinconcito que has creado, pero la verdad es que no había tenido tiempo hasta ahora para leerte con calma y poder comentar. Me ha gustado mucho lo que escribes, es cierto que la diferencia está en las pequeñas acciones y que el cambio que queremos ver en la sociedad debe comenzar por un cambio en nosotros mismos.
    Gracias, de verdad, por hacerme reflexionar y por ser oasis de calma y belleza en este desierto de prisas en el que desgraciadamente a veces me pierdo.
    ¡Un abrazo!

    Me gusta

  4. La cesta de mi Bici dijo:

    No puedo estar más de acuerdo contigo amiga. Hay momentos en la vida, en que es verdad que nos deshumanizamos, dan ganas de decir, por favor paren que yo me bajo. Y son noticias como estas las que nos devuelven a la realidad, a la empatía, a ver a las personas. Una cosa que he notado al vivir en el “pueblito”, es que voy paseando y me saluda la gente con la que me cruzo. Al principio me sorprendía, decía, pero si no me conocen. O que se pararan a saludar a Indy y a la peque. Ahora soy la que saluda y da los buenos días con una sonrisa cada vez que me cruzo con alguien. Espero no perder nunca esta nueva costumbre. Un besazo enorme.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s