La indiferencia

RECOMIENDO LEER ESTE POST CON LA CANCIÓN “WILL YOU STILL LOVE ME TOMORROW” DE AMY WINEHOUSE

No recuerdo el día que dejé de pensar en ti. Lo que sí recuerdo es que fue un día sin más, de los que pasan sin pena ni gloria excepto por eso mismo…ya no ocupabas mis pensamientos. Si soy sincera, creo que hasta me alegré de que llegara ese momento. Ansiaba sentirlo, es como si lo estuviera esperando, viéndolo venir, tener la sensación de que todo había pasado, que ya no importaba. No a mi por lo menos. Nada.

d377ca76b048d949e912af83a5157917

Todo había sido cuestión de tiempo. Como todo en esta vida que al final, sea lo que sea, pasa y llega. El tiempo. Ese que dicen que todo lo cura, que todo lo puede, que todo lo vence. Un tiempo en el que pasé por distintas fases, seguro que os suenan: rabia, enfado profundo, decepción, falso recuerdo y, por último, la indiferencia.

Y aquí llego y, justo aquí, me surge la siguiente pregunta, ¿existe una sensación más triste que la indiferencia hacia algo o alguien? Creo que es el sentimiento más penoso que hay. El último de la lista, el que nadie quiere. Cuando algo llega a ser indiferente para alguien es que ya no importa, no sirve, no lo quieres y… sí, eso es triste hasta la saciedad, ¿verdad?

c6cc360ec36b443c896de50a0d89eec7

Es esa sensación de indiferencia la que hace que sigas mirando al frente, siempre sin abandonar tu paso firme tan característico, sin mirar atrás. Aquí se viene para ir hacia adelante. Tampoco se trata de caer en el olvido, aunque en ocasiones llega a rozarlo.

Esa mirada de no sentir nada que, según quien la reciba, son como puñales que se clavan en lo más profundo de cada uno. Ese ya no me importa, no me preocupa – o, al menos, no demasiado -, ese ni frío ni calor, ni bueno ni malo…nada. ¿Ves como era profundamente triste?. Puede que suene rotundo e incluso cruel, pero la indiferencia, en muchas ocasiones, me ha provocado el sentimiento de sosiego más profundo. Una sensación difícilmente explicable, un sensación similar a la de haber superado una prueba, haber llegado a la meta, haber cruzado la barrera del enfado…Y, de pronto, te sientes por encima de todo esto. Lo ves a otra altura, con otra perspectiva…de otra manera, mucho mejor si cabe, ¡dónde va a parar!

d3cd8e68eff1d693869053082a0e356a

Casi se convierte en un motivo de alegría.

Y ahora que ya lo he contado, que ya no me pertenece, seguro que me entiendes de otra forma. Eso mismo que me oprimía, y hasta llegaba a dolerme, ya no es algo importante para mi, ni siquiera relevante. El tiempo me ha enseñado a no verlo, a que no debo desviar mi mirada hacia eso que no me aporta, que no tiene nada que ofrecerme…que ya no.

a2772e1e8c90fc5d06c374890da94597

Sólo, como todo en esta vida, era cuestión de tiempo, ya te lo dije. No sólo para mi. Tú también llegarás a sentirlo. Porque, como dice el título del libro, también esto pasará.

Tranquila…no duele. Simplemente alivia.

 favicon

Imágenes: Pinterest

2 comentarios en “La indiferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s