Te sentí. Aquí. Conmigo.

Fue hace un par de semanas, quizás algo más, no lo recuerdo. Lo que sí recuerdo es que era temprano y me disponía a comenzar el día como siempre, dichosa rutina. Tocaba lo de todas las mañanas, las acciones casi mecanizadas, los gestos memorizados,todo hacía pensar que sería un día como otro cualquiera, uno más que tachar en el calendario. Fue justo al disponerme a entrar en la ducha para despejar mi pereza, cuando sentí un enorme escalofrío que me dejo paralizada por unos segundos. Sentí que estabas conmigo, después de tantos años, que seguías a mi lado, a nuestro lado, que nos mirabas y que observabas nuestras idas y venidas desde aquel lugar desconocido por todos nosotros.

abaabaf00e9e5872d6f3aa5ab773a525

Te sentí cerca.

Te sentí aquí.

Te sentí. Conmigo.

Mientras mi cara dibujaba una tímida sonrisa de satisfacción, me daba cuenta de todas las cosas que habían cambiado desde entonces. De cómo habíamos cambiado en estos años. Todo igual, pero diferente, ya sabes. Me di cuenta de las ganas que tenía de hablarte, lo que me gustaría poder contarte. Todo.

Han pasado tantos años y tantas cosas que no sabría por dónde empezar. Te sorprenderías al conocer algunas, otras te entristecerían y con las de más allá reirías a carcajadas, seguro. Cómo me hubiera gustado que pudieras estar conmigo ese día, ese, sé que te hubieras sentido orgulloso y los hubiéramos pasado bien. Seguro.

b1a3e145e74fd3fc314650e5977732a1

Recuerdo tu mirada, tus manos, – siempre recuerdo las manos de las personas -, recuerdo tu risa y tu voz. Recuerdo cómo nos querías, siempre a tu manera. Tus andares. Tu forma única de abrir la puerta. ¡Hombre! ¡Cómo olvidarlo!

¿Sabes una cosa? He dejado de contar las veces que quería escribir(te), dedicar(te) unas palabras. Pero siempre me pasa lo mismo en estos casos… no te imaginas lo que me cuesta escribir sobre personas a las que quiero. Porque te quiero y así será para toda la vida. Eso no cambia por mucho tiempo que pase. Te recuerdo.

De repente me di cuenta que no te habías ido nunca. Que tu memoria, tu cariño y, en definitiva, tú presencia, estaría conmigo para siempre. Estabas, siempre has estado, pero de otra forma y sólo tenía que aprender a vivir así. Pasar por tu foto y sonreír, sabiendo que estás aquí con nosotros, que nos cuidas, que nos proteges, que nos quieres.

46aeb72bbfac5043bdc143f159e64f4b

Y fue entonces, cuando ese escalofrío momentáneo se esfumó y desapareció tan pronto como el agua empezó a correr para hacerme volver a la realidad, a esa realidad que sería igual que la del día anterior. Igual. Pero diferente. Porque me queda la certeza de saber, de sentir que siempre vas con nosotros de la mano. Sonriendo.

favicon

4 comentarios en “Te sentí. Aquí. Conmigo.

  1. La cesta de mi Bici dijo:

    Bea, llorando a lágrima viva… Simplemente precioso, no me ha tocado despedirlo todavía, pero se que el hasta siempre no está muy lejos, lo veo en sus ojos, cada vez más lejanos de nosotros. No tengo palabras para expresar lo que me han llegado tus palabras. Un besazo enorme amiga.

    Le gusta a 1 persona

  2. Miss Poessía dijo:

    Precioso, has logrado emocionarme con estas palabras porque me he sentido identificada contigo. Yo también perdí a una persona importantísima en mi vida y, aunque a veces duela, las enseñanzas que nos dejan quienes se van son muy valiosas y siempre van a perdurar, se quedan en nosotros y en nuestra forma de ver la vida. Aunque suene a tópico, una persona no se va mientras siga siendo recordada…
    Gracias por escribir desde el corazón.
    Un abrazo ♥

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s