El baile no ha hecho más que empezar

Me cuesta escribir cuando algo me atormenta. Cuando no sé si entro o salgo. Si voy o vengo. Me cuesta escribir cuando me debato entre esos polos opuestos que son el sí y el no. Cuando no me sale nada y querría contarlo todo. Cuando dudo si llevar a cabo ese proyecto, ese sueño que habita en mi cabeza desde hace mucho, mucho tiempo. Me cuesta escribir cuando nada de lo que sale de mis dedos me gusta. Cuando las ideas se me amontonan y las palabras no fluyen como deberían, no al menos como me gustaría. Me cuesta escribir cuando todo va tan bien que casi asusta. Cuando algo no funciona. Cuando cuesta arrancar.

cc9b16765247aff8279efa496c98a7ce

Me cuesta escribir cuando mi cabeza da vueltas a un ritmo difícil de controlar. Cuando mi cuerpo está en otra parte. Y mi alma se quedó vacía en algún lugar lejos de aquí. Me cuesta escribir cuando no hay poesía. Pero sí mucho cuentista. Mucho cobarde. Mucho flojito. Me cuesta escribir cuando intento desahogarme. Cuando rompo. Cuando corro. Cuando lloro. Cuando me ahogo.

Me cuesta escribir cuando más quiero hacerlo, cuando más me importa, cuando más lo necesito. Cuando quiero y no puedo. Cuando tengo y no debo.

Porque yo lo que quiero, lo que me gusta, es escribir. De hecho, a veces, siento que es la mejor manera que sé de expresarme. También es cierto que me cuesta, me cuesta mucho, cuando una parte importante de mi mundo se derrumba en pequeños trocitos a los que intento amarrarme con fuerza para que no sigan rompiéndose, para evitar más destrucción. Porque hay momentos en los que la vida nos ofrece su peor cara, la más fea, esa que nadie quiere ver. Y es ahí cuando más cuesta.

20931e2848aaafa39962654098c2297e

Pero aún con todo, aún en esas, siempre recurro a lo mismo. A sentarme frente a la pantalla, a soltarme, a pensar poquito y teclear mucho. A que sean las letras las que me lleven donde ellas quieran. Que sean las palabras las que ejerzan de maestras de ceremonia. Y yo, mientras tanto, me dejaré llevar e intentaré contar todo a mi manera, ya saben. Como en las películas cuando uno de los protagonistas va al psicólogo y, recostado en un diván de diseño con vistas increíbles a una gran ciudad, se pasa horas hablando para sí  mismo mientras alguien escucha y apunta cuidadosamente todo en una carpeta con folios amarillos.

Pues así, yo intento hacer un poco lo mismo, solo que mi diván es una silla y ese alguien eres tú al otro lado del ordenador, escuchando o más bien leyendo y apuntando en tu memoria datos que te resultan familiares y conocidos. Lo de las vistas todavía no he conseguido equipararlas…pero todo se andará, de eso pueden estar seguros.

197c28322ae256be008e4f4b2027b830

Y por eso, gracias, gracias al blog, a vosotros, a los que estabais y a los que estaréis, a los que os habéis ido y a los que vendréis. Gracias por estos 4 años de terapia, de desahogo, de salvación, de aprendizaje, de conocimiento y de descubrimiento. Porque estoy segura, y quiero creer, que aún nos queda mucho por delante. No sé si lo mejor, eso espero, pero sí mucho por vivir y por sentir.

Porque la vida está ahí fuera y es nuestra.

Porque el baile no ha hecho más que empezar y ahora suena tu canción, ¿bailas?

favicon

 

6 comentarios en “El baile no ha hecho más que empezar

  1. Miss Poessía dijo:

    ¡Por supuesto que bailo, Bea! Muchísimas gracias a ti por estos 4 años de pura magia en forma de letras. Aunque no haya estado desde el principio, todo lo que he leído desde que descubrí este hermoso rinconcito me encanta. Me encanta porque tus palabras emocionan, hacen reflexionar, me hacen recordar ciertos momentos de mi vida… En resumen, transmites. Y transmitir es muy díficil. Así que gracias por todo eso. Gracias por dejarme ser tu compañera de baile. Si a ti escribir te sirve como terapia, a mí leerte me cura.

    ¡Un fuerte abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • lachicadelquinto dijo:

      Ya lo dije hace unos días en una red social…sigo emocionada con tus palabras y por eso siempre merecerá la pena no dejar de escribir.
      Gracias por estar al otro lado de la pantalla, ¡un abrazo grande grande!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s