Ayer cené en una biblioteca

Y quien dice ayer, bien puede referirse a hace unos cuantos días, pero el caso es que fuera cuando fuese, cené en una biblioteca. Quienes los conozcan sabrán lo que digo, para los que no, os diré que hablo de Madame Sushita, el cuarto local del grupo Sushita que desembarcó en el mítico Paseo de la Habana de Madrid hace unos meses. Si bien continúan con su sello de cocina japonesa de fusión, en la nueva carta incorporan nuevos platos como las pastas frescas o el trío de ceviches de atún, lubina y pez limón que, por cierto, está buenísimo. Pero más allá de un simple repaso gastronómico lo que hoy vengo a contaros son los puntos positivos y alguno negativo que he sacado tras mi visita. Os dejo con ellos.

3f30670e0442112def069096367b8e87

A FAVOR

La carta. Los platos son riquísimos y muy elaborados. Buscan sorprender al comensal y, os aseguro, lo consiguen. La mezcla de ingredientes, texturas y sabores hacen especial cada bocado. También la presentación de los mismos es un factor a tener muy, muy en cuenta.

Servicio eficaz. No se le puede poner ninguna pega. Además de eficaces, el personal de sala destaca por su amabilidad, buen manejo de los tiempos y conocimiento de la carta algo que, desgraciadamente, no siempre es tan fácil de encontrar.

La decoración. Espectacular, muy cuidada y profundamente acogedora. Me encanta el contraste que supone estar en un restaurante de tipo asiático donde la decoración debería basarte en el minimalismo y el estilo industrial y encontrarte con un espacio de aire decandente con las paredes repletas de libros como si de una auténtica biblioteca se tratara. El mobiliario, las alfombras y el terciopelo dominante en sus sillones y cojines le aportan al espacio un aire bohemio y casi melancólico más próximo al estilo inglés que al nipón. Un 10.

madame-sushita-madame-sushita-2-74737

Siempre lleno. Dicen que es el japonés de moda en la capital por eso no es de extrañar que un martes cualquiera por la noche esté lleno hasta no poder admitir más que las reservas.

EN CONTRA

El poco espacio que hay entre mesa y mesa. Es cierto que hay algunas que dan al cliente algo más de “intimidad” pero tengo que decir, muy a mi pesar, que en la mayoría de los casos esto es algo que no ocurre. Si te sientan en medio de dos mesas es muy probable que te enteres de que la chica de al lado está empezando a salir con un escocés o que el trabajo del señor del otro lado le tiene absorvido.

madame-sushita-madame-sushita-3-c3b1c

Los olores. Un restaurante que, aparentemente, cuida hasta el más insignificante de los detalles no puede, ni debe, permitir este tipo de fallos. Me explico, durante la cena no notamos nada de olor pero, es cierto, que al salir y montarnos en el coche nuestra ropa olía a comida, algo no demasiado agradable, supongo que estaréis de acuerdo conmigo. Es posible que esto sea debido al servicio de showcooking del que disponen con una cocina de carbón para preparar uno de los platos estrella -el tataki de solomillo-. No lo sé, pero lo cierto es que este aspecto deberían tenerlo en cuenta. Es mi opinión.

Si os apetece ir yo siempre recomendaría reservar con antelación llamando al 91 831 55 41 o a través de la web www.sushitacafe.com. El restaurante abre los todos los días en horario de 13:00 a 1:00 horas.

Si vais, ¡contadme!

favicon

Imágenes: Madame Sushita y El Tenedor.

6 comentarios en “Ayer cené en una biblioteca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s