Me acordaré de ti, claro que lo haré.

Llevaban tiempo sin verse y con tiempo puede entenderse más de tres o cuatro años. Ella quemaba las últimas horas que le quedaban antes de tomar aquel avión. Ella. Esa figura quebradiza escondida tras una lánguida melena rubia, abrió el cajón sabiendo lo que buscaba, queriendo encontrar ese recuerdo del que no quería desprenderse. Abrió sin hacer mucho ruido, necesitaba ese momento para ella, con el silencio de una habitación a medio hacer y rodeada de maletas. Con luz tenue y el sol que apenas se dejaba ver, cogió aquel libro que recibió un día cualquiera sin motivo alguno. Un regalo que, sin que ella lo supiera, marcaría su futuro a medio plazo.
 76ac0126d21adcdd85aabc9918d8d313
 
Ese libro con la dedicatoria más simple y sosa que jamás se haya escrito, esas en las que sabes que no ha habido demasiado esfuerzo por la otra parte, casi un acto mecánico por el simple hecho de rellenar un espacio en blanco fue la que, con el tiempo, le haría llorar desconsoladamente cada vez que su mirada se cruzase con aquella sencilla edición de bolsillo.
“Para que cuando lo leas te acuerdas de mí”
Sin pensarlo mucho, decidió que aquel viejo libro le acompañaría en su largo y, quien sabe si definitivo, viaje. Un libro que apenas había ojeado pero necesitaba tener cerca por algún motivo inexplicable. Era como si ese simple gesto, la mantuviese unida por un pequeño hilo invisible a aquella persona. Como ni nunca se hubiera ido. O no del todo.
Pero, como siempre pasa, llegó el momento de la partida, ella debía poner rumbo al aeropuerto para llegar con la suficiente antelación y así facturar aquellas dos pesadas maletas sin agobios ni prisas. Además su despiste era tal que sabía que tendría que dar alguna vuelta de más. En cuestión de minutos cerraría la puerta con su consiguiente portazo, dejando atrás recuerdos, vivencias, alegrías, tristezas y, al fin y al cabo, una buena parte de la persona en la que se había convertido.
Con paso firme y mirada perdida en sus pensamientos salió dispuesta a todo: a olvidar, a perdonar, a dejar marchar…
¿Quería realmente todo aquello?
Sin duda sí, aunque en ese momento ella no fuera del todo consciente.
Además, las despedidas siempre fueron amargas y ésta vez no iba a ser diferente…
(Continuará…)
258b3c6d8ef0ee072eb4fbd8f838a632
Este es un pequeño relato que un día escribí casi sin darme cuenta y sin saber muy bien por qué. Pero lo cierto, es que me ha hecho reflexionar sobre cómo, a veces, la vida nos pone en una encrucijada: ese dejar ir, ese aprender a vivir como siempre pero diferente, madurar, crecer, evolucionar….Puede que todo sea una cuestión de perspectiva pero lo cierto es que todos tenemos, de una manera u otra, esa dedicatoria eterna que nos mantiene enganchados a otra persona durante mucho, quien sabe si demasiado, tiempo. Y el tiempo es justo el que necesitamos, el que cada uno se toma, ni más ni menos. Pero siempre, mires por dónde mires…ahí está él para curarlo todo.
“Para que cuando lo leas te acuerdas de mí”
Porque sí, siempre me acordaré de ti, de ti también, cómo no hacerlo. De la misma manera que ella se acordará de esa persona cada vez que mire aquel libro, cada vez más viejo, pero siempre presente. Aunque será de una forma distinta,  ya no con tristeza, melancolía o dolor. No, ya no. Sí como parte de la vida, de ese viaje a ninguna parte que un día empezó y que ahora toca despedir.
Despedir para empezar otro, quien sabe si mucho, muchísimo más apasionante. Pero sin soltar lo anterior, simplemente sabiendo vivir con todo.
Que nadie nos diga que no supimos vivir….Contigo y sin ti.
favicon

8 comentarios en “Me acordaré de ti, claro que lo haré.

  1. La cesta de mi Bici dijo:

    Bea, los pelos de punta. El relato me ha atrapado desde las primeras líneas, cuando he llegado a “continuará”, me he quedado con ganas de más, de mucho más. Y tu reflexión… Única. Suscribo cada palabra. De todo se aprende, todo lo que vivimos nos hace ser nosotros. Soy de la que piensa, que todo lo que nos pasa, es por algo, tanto si es bueno como si no. Todo tiene una finalidad. Aprender a vivir con ello, me parece una filosofía que todos deberíamos aprender. Un beso enorme amiga

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s