Por mis likes no me conocerás

Mucho habréis leído, comentado e, incluso, vivido sobre esto de la era del like, estoy segura. Una nueva forma de interactuar se nos impuso hace algunos años llegándose a convertir en un lenguaje, una novedosa manera de comunicarnos con el resto de personas, también de una forma mucho más superficial, todo sea dicho. Las protagonistas de tal revolución digital, las redes sociales: Facebook, Twitter, Youtube o Instagram nos presentaban ese “pulgar arriba o abajo” tan decisorio y determinante como ya lo hacían los anfiteatros de la Antigua Roma. O me gustas o no. Todo bien o todo mal. Ese constante devaneo entre el sí y el no.

0f0911b1db479addef899197d55b1757

Seguir leyendo

Y tú, ¿qué tipo de persona eres?

Hace unos días afirmaba de una forma convincente y rotunda que soy de esas personas que hablan más bien poco. Siempre he sido un niña callada y algo tímida, por eso me gustaba escuchar y, sobre todo, observar. Resulta que este gusto tan…¿particular? me ha ido acompañando durante toda la vida de una forma u otra. Sí, no me vayan a malinterpretar pero, a veces, me sorprendo observando a las personas e imagino cómo serán: sus gestos, sus movimientos espontáneos y naturales, sus palabras y hasta su forma de moverse. Todo esto habla mucho más de nosotros de lo que creemos. He aprendido que son estos gestos los que dibujan la personalidad de uno mismo, los que hablan sin palabras, los que ofrecen un pequeño resumen de una persona casi sin conocerla previamente. Ese lenguaje no verbal tan determinante del que se llenan capítulos en las clases de psicología y en los libros de autoayuda.

c294f23a2d004b5dab62a4eec026cda6

Seguir leyendo

Época de espárragos

Ya no sé si han sido los últimos acontecimientos – públicos y privados – , o esta cabeza mía que muchas veces, o más bien siempre , es lo más parecido a una olla a presión, pero lo cierto es que hoy más que nunca tengo la certeza o convicción de que es en las pequeñas cosas donde encontramos la felicidad más absoluta. No sé si me explico, es posible que lo haya hecho muchas veces pero no me cansaré de decirlo: disfrutemos de los pequeños momentos, siempre.

f.3

Seguir leyendo