Eres maravillosa

Eres maravillosa. Sí, tú. No mires a un lado y a otro porque hablo de ti.

¡Eh, tú! Eres maravillosa.

Tú que esperas mis entradas semanalmente como el que espera su dosis diaria de cafeína. Tú que buscas entre mis letras hasta encontrar la medicina para el dolor de los sentimientos. Tú que un día no creiste y el día siguiente te enganchaste. Tú que me lees a escondidas para que tu jefe no te pille un miércoles a las diez de la mañana con la pantalla de La Chica del Quinto a todo lo que da. Sí, tú. Eres maravillosa.

1f2108b126b45def89238749c4ce542f

Seguir leyendo