Cuando las despedidas son amargas

No sé si tener demasiados recuerdos de un determinado lugar puede resultar del todo positivo o más bien lo contrario. Lo digo por ese temido momento de la despedida, cuando no hay vuelta atrás y el adiós para siempre es la única palabra aceptada. El lugar de las memorias del pasado, de la infancia, de los primeros años y torpes pasos. El lugar de las reuniones, de las celebraciones y de la vida dominical en familia. Recuerdos que el paso de los años se han encargado de formar en gran parte a la persona en la que uno se va convirtiendo.

612976d58072c71bcdb19baae41fd884

Seguir leyendo

Querida Mamá:

Espera, dame unos minutos, no creo que tarde demasiado en escribirte esto aunque ya sabes eso que dicen por ahí: que se sabe cuando uno comienza pero no cuando acaba. Siempre me cuesta un mundo dedicarte unas palabras, no sabría decirte el motivo pero el caso es que se me hace tremendamente complicado soltarme y dejarme llevar, perderme y dejarte entrar en mi mundo inconexo de letras y pensamientos sumergidos.

2e85b68f245b722c46bf933313e8bd9a

A ver cómo empiezo…

Seguir leyendo

Gente que va y que viene

Pienso en ti de vez en cuando, tampoco demasiado pero, a veces, lo hago. A escondidas, en silencio y en los momentos más inesperados. Sí, lo reconozco, pienso en ti. Sin demasiadas pretensiones, pero lo cierto es que no puedo negar que, en ocasiones, mi mente viaja al pasado y recuerda situaciones, días, experiencias, conversaciones, instantes, risas…

9f747d057b1f0e9b6a3990cc0ec52757

Seguir leyendo